Edgardo Pratts

Tribuna Invitada

Por Edgardo Pratts
💬 0

Los Agachados: en memoria de Eduardo del Río

El pasado 8 de agosto, falleció a los 83 años el gran genio mexicano de la caricatura y del humor político Eduardo del Río, mejor conocido como Rius. Desde 1973 el caricaturista había sido galardonado con el premio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y en 1987 con el premio mundial del periodismo en caricatura. Fue autor de más de 30 libros, entre los cuales sobresalen publicaciones sobre historia, filosófia, religión, la revolución femenina y medicina popular con propósitos de divulgación.

Con el objetivo de acercarse al pueblo, Rius utilizó un lenguaje sencillo, irreverente e incisivo, pero que colocaba al desnudo la sumisión a la dominación humana. Su obra coloquial más representativa se llamó Los Agachados. Agachado es el participio del verbo agradecer y su definición en la lengua española es “alguien que baja fácilmente la cabeza”. (Diccionario de la lengua española Espesa-Calpe, 2005).

Podría tratarse también de inclinar o bajar alguna parte del cuerpo. ¡Cuidado! Si continuamos la búsqueda de significados y sinónimos, para conectarnos con la actitud de los puertorriqueños ante el colonialismo, los hay más reveladores. Agacharse es “ponerse de cuclillas o dejar pasar algún contratiempo sin defenderse, someterse y ceder”. (Diccionario Enciclopedia Vol. I Larousse Editorial, 2009). En fin, que cualquier sinónimo o definición sugiere doblarse, humillarse, agazaparse, esconderse, callarse.

A los puertorriqueños que realizamos estudios graduados en México, (UNAM) a principios de la década de los setenta, el genial Rius nos marcó para siempre con una historieta de Los Agachados, publicada en 1973, con el título “Puerto Rico: ¿Otra Estrellita?”, que usaba como fondo al Tío Sam y la bandera yanqui. Como debemos saber, el referente obligado tiene que ser que la anexión es la culminación del colonialismo.

Sin duda, este maestro ocupó un lugar clave en el mundo por su labor pedagógica, siempre con una posición crítica e inteligente. Muchas veces, el caricaturista, con estas virtudes enfrenta choques con el medio, pues es una expresión reflexiva de los contextos culturales, y la genialidad consiste en llegarle a las masas.

La obra coloquial de Rius más representativa era un constante llamado a los que hacen genuflexiones y se agachan ante los que violentan desde su posición dominadora los más elementales derechos humanos.

De manera que, como puertorriqueños, debemos mirarnos en el espejo de lucha libertaria, dejando de ser agachados que en cuclillas aceptan mansamente el estado de servidumbre colonial. En nuestro caso es la convocatoria a combatir como pueblo la implementación de PROMESA, en una dialéctica evidente que no transige con la sumisión al modelo de dominación colonial. Como diría Albert Memmi “no aceptar destruirse exhibiendo su retrato de colonizado”, humillándose dócilmente ante el ejercicio más burdo del poder colonial de los Estados Unidos en Puerto Rico.

Hasta siempre, Maestro Rius.

💬Ver 0 comentarios