Benjamín Bolaños Rosero

Punto de Vista

Por Benjamín Bolaños Rosero
💬 0

Los alérgenos del exterior y la pandemia de COVID-19 en Puerto Rico

Se podría suponer que no existe relación entre los niveles de alérgenos del exterior como esporas de hongos y polen y las infecciones virales de tipo respiratorio como son la influenza y el COVID-19. Las esporas de hongos y el polen desencadenan el asma y las alergias en Puerto Rico, como se ha demostrado en los 15 años de trabajo ininterrumpido en las Estaciones de San Juan y de Caguas, bajo mi dirección.

Los síntomas que presentan las alergias pueden confundirse con las infecciones de COVID-19 y la gripe (flu).  Esto representa un reto diagnóstico para los médicos de Norteamérica pues ahora se inicia la primavera, que es la estación con altos niveles de polen de árboles, justo cuando aumentan exponencialmente los casos de COVID-19. 

Pareciera que se está creando la tormenta perfecta para demostrar la interacción entre el nuevo coronavirus y los alérgenos del exterior.  

Si bien las alergias no se transmiten de persona a persona, como el COVID-19 o la gripe, presentan síntomas similares con estornudos, tos, ojos llorosos y picazón, falta de aire, mucosidad o gotereo nasal y opresión en el pecho, que hay que diferenciar de las infecciones virales respiratorias. 

En el caso del COVID-19, la fiebre, la tos y la falta de aire serían los síntomas más comunes.  En el caso de la gripe (influenza) los pacientes presentan frecuentemente fiebre y escalofríos, tos, dolor de garganta, mucosidad nasal o congestión, dolor muscular o corporal, así como dolor de cabeza y fatiga.  

Las temporadas de esporas de hongos ocurren en Puerto Rico durante los meses de mayo (temporada corta) y de septiembre a noviembre (temporada larga) debido a las lluvias que ocurren en esos meses. 

Como se avecina en mayo un aumento significativo en los niveles de esporas, será un factor importante sumar en esta nueva crisis de COVID-19 lo que ya reportamos en revistas científicas en el sentido de que los alérgenos del exterior parece que causan un desarreglo en las defensas del pulmón, lo que aumenta el riesgo a infecciones virales como la influenza. 

Observamos, además, que en los meses con altos niveles de polen (febrero a abril) y en los de esporas de hongos (septiembre-noviembre) aumentaban los casos de influenza en la isla.  Como la temporada alta de esporas de hongos que tendremos en mayo coincide con las proyecciones de mayores casos de infección por COVID-19 es importante estar alertas a lo que podría pasar, es decir que ocurra un aumento mayor que lo esperado por la influencia de los niveles altos de esporas. 

Todavía no se sabe mucho de cómo será la propagación del COVID-19 en Puerto Rico, pero si se comporta igual que la influenza habrá que estar pendiente a la próxima temporada de esporas de septiembre a noviembre. 

Los pacientes con asma y alergias deben tomar las medicinas para las alergias o recibir su inmunoterapia antes de la temporada de esporas de mayo.  Para evitar exponerse a aquello que le causa alergia, deben estar pendientes de los reportes de los niveles de alergenos que ofrecemos 24/7 para San Juan y Caguas. La información se publica en TOTAAL App, Alergia a hongos en Facebook y en los canales locales de televisión. 

Para evitar exponerse a las esporas de hongos se recomienda dormir con un purificador de aire con filtro HEPA ya que el pico de mayores de niveles de hongos ocurre siempre en la madrugada por efectos del rocío y alta humedad en esas horas.  

Igualmente debemos saber que luego de aguaceros fuertes durante el día también se liberan grandes cantidades de esporas de hongos por lo tanto debemos evitar salir luego de que escampe. Estas medidas se implementarían nuevamente durante la temporada más larga e intensa de esporas de hongos de septiembre a noviembre.  

Los pacientes con asma descontrolada podrían tener peor evolución luego de la infección con el COVID-19, por lo tanto, es muy importante tomar todas las precauciones para evitar la infección con este virus. 

El paciente asmático debe ser vigilante y disciplinado con las medidas generales para prevenir el contagio tales como evitar el contacto cercano con otras personas, lavar y desinfectar las manos, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca y usar mascarilla para salir.  

Con este conocimiento de las temporadas de alérgenos del exterior en Puerto Rico, enfatizando las medidas de control a la infección con el COVID-19 durante las temporadas de alérgenos del exterior estaremos un poco más preparados para enfrentarnos a este desafío.

Otras columnas de Benjamín Bolaños Rosero

💬Ver 0 comentarios