Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Los atletas de México se sobreponen a la corrupción y recortes

Antes de que arrancaran los Juegos Panamericanos de Lima, trabajé en la preparación de un reportaje que publicó en los medios que pertenecen al Grupo de Diarios de América (GDA). Como parte del trabajo realizado, cada país del GDA tenía que enviar un estimado de medallas que ganaría su delegación en Lima.

De México, se enviaron 47 nombres. Me llamó mucho la atención, pues hace cuatro años en los Juegos de Toronto la delegación azteca había sumado 95 preseas. Pero desde México, me confirmaron el estimado, adelantando que esperaban unos Panamericanos muy duros debido a la crisis que atraviesa la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), una agencia gubernamental que es el equivalente al Departamento de Recreación y Deportes en Puerto Rico.

Según reportes de los pasados meses, la Conade ha sido investigada por corrupción entre sus directivos, lo que ha llevado a varios recortes.

Como siempre pasa en este tipo de casos, los más afectados son los atletas. Tan pronto pisó suelo peruano, el abanderado mexicano, el tirador Jorge Orozco, arremetió contra Conade por la alegada deuda de pagos a los deportistas destinados a dieta, entrenamientos, equipos y becas, entre otros.

“Los apoyos no han llegado, no se han pagado viajes, no se ha reembolsado lo que se nos dijo que se nos iba a pagar después”, expresó Guevara.

Y así han sido muchos los atletas que han reconocido públicamente el esfuerzo realizado por ellos, y sus padres, para competir en Lima.

Sin embargo, en una increíble demostración de deportividad, los atletas mexicanos han dejado al lado todas las excusas. México entró a la acción de ayer en el segundo lugar del medallero global, con 44 preseas repartidas en 13 de oro, ocho de plata y 23 de bronce.

Reconozco que la gran mayoría de los atletas en Lima —y los de Puerto Rico— atraviesan por esa situación: no cuentan con ayudas gubernamentales y han labrado su propio camino rumbo a los Panamericanos.

Pero, en el caso de México, son atletas que sí contaron con esas ayudas al pertenecer a una de las grandes potencias deportivas del continente, y han optado por seguir en pie de batalla. Fácilmente pudieron decidir “si me quitas lo que tenía, pues no compito”. Pero han optado por competir y ganar, lo que los convierten en una gran referencia para el continente, y en una de las mejores historias de estos Juegos.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 25 de julio de 2019

Las limitaciones de los atletas ante la crisis

La clase artística y los deportistas del país son considerados tesoros nacionales de Puerto Rico. Siempre ha resultado fascinante que un territorio tan pequeño, un 100 x 35, pueda producir estrellas de calibre mundial en estos ámbitos.

💬Ver 0 comentarios