Marievelisse Soto

Punto de Vista

Por Marievelisse Soto
💬 0

Los casos duplicados de COVID-19 en Puerto Rico

(Ana Patricia Ortiz, epidemióloga y catedrática de la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, es coautora de esta columna).

En días recientes, el Departamento de Salud de Puerto Rico informó la posible duplicación de casos de COVID-19 en los informes epidemiológicos que reporta diariamente. Indicó que se encuentran evaluando la información para clarificar los números totales. 

Esta noticia causó preocupación en diferentes sectores que cuestionan la calidad de la información reportada y exigen datos confiables que permitan medir la efectividad de las estrategias de salud pública implementadas para disminuir el contagio en la isla.  

La pregunta que debemos hacernos es: ¿la duplicación de los casos diagnosticados o muertes por COVID-19 es un problema solo de Puerto Rico o es un problema común en todos los sistemas de vigilancia? En efecto, la duplicación de casos es un problema inherente en cualquier sistema de vigilancia que, independientemente de la enfermedad, amerita atención. 

¿Cómo se contabilizan los casos y muertes por COVID-19? Comencemos indicando que existe una definición estándar basada en información clínica, epidemiológica y de laboratorio. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la definición de un caso y muerte por COVID-19 incluye tanto los confirmados como los probables. Los reportes de vigilancia epidemiológica deben basarse en ambos. 

¿Cuál es la diferencia entre un caso confirmado y un caso probable? Un caso confirmado es aquel que cumple con evidencia de laboratorio confirmatoria (prueba de PCR). Mientras, un caso probable cumple con criterios clínicos y evidencia epidemiológica pero no incluye evidencia de laboratorio confirmatoria. 

La información clínica y de laboratorio de un paciente debe ir acompañada de información demográfica que permita identificarlo y dar seguimiento.  La misma debe ser reportada al Departamento de Salud dentro de las primeras 24 horas de su identificación. La información de un caso podría ser reportada de forma duplicada e incompleta por diferentes fuentes, lo que complica el proceso de consolidación de información para un paciente. 

¿Cómo pueden identificarse los casos duplicados? El sistema de vigilancia debe contar con procesos específicos y válidos que permitan la de-duplicación. Podría incluir tanto metodologías electrónicas como manuales. Además, podría requerir la “búsqueda activa” de información, lo que requiere tiempo, esfuerzo y personal entrenado, pero tiene como ventaja la identificación de la mayor parte de los casos. 

Obtener información precisa y confiable por parte de nuestro sistema de vigilancia es esencial para

(1) describir la distribución del COVID-19 en la población.

(2) determinar la carga de la enfermedad en términos de incidencia y mortalidad.

(3) identificar los recursos de salud necesarios.

(4) implementar medidas de prevención y control

(5) evaluar la efectividad de las medidas de salud pública implementadas, entre otros. 

La calidad de la información del sistema de vigilancia, no solo depende del propio sistema, sino que depende en gran medida de “entes externos” a quiénes les corresponde por ley reportar y actualizar la información de los casos y muertes por COVID-19 de una forma precisa y oportuna. 

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud informó que China revisó el número de casos y muertes por COVID-19, logrando eliminar los casos/muertes duplicados y añadir casos/muertes perdidas, y que otros países probablemente también necesitarán revisar sus propios datos a medida que va transcurriendo la pandemia.  

Esto es parte del proceso que el Departamento de Salud indica estar realizando. La vigilancia epidemiológica de COVID-19 ha sido sin duda un reto para muchos países, dado que es una enfermedad altamente transmisible, con una gran proporción de personas asintomáticas, y que no contaba con un sistema de vigilancia previo. Esta información es esencial para seguir entendiendo y monitoreando el comportamiento de esta enfermedad en la población. 

Otras columnas de Marievelisse Soto

💬Ver 0 comentarios