Milagros Rivera Watterson

Tribuna Invitada

Por Milagros Rivera Watterson
💬 0

Los confinados no son robots

Aunque me encuentro fuera de Puerto Rico, me he enterado por medio de este rotativo de que Erik Y. Colón, secretario de Corrección y Rehabilitación, ha anunciado que planifica cerrar instituciones penales e iniciar para el año fiscal 2019 el traslado de confinados a instituciones en Estados Unidos, alegando un gran ahorro presupuestario.

Indicó que esto es parte del plan fiscal sometido por el gobernador Ricardo Rosselló a la Junta Fiscal.  El Plan contempla trasladar entre 800 y 900 confinados en el año fiscal 2019 y así seguir en escalada hasta lograr tener un poco más de 3,000 confinados para 2022. Alega que con esta acción ahorrará en 2019 cerca de $17.2 millones y que al finalizar la implantación del plan el ahorro ascenderá a $46.9 millones.

Esta movida de la Administración actual contraviene los procesos de rehabilitación de los confinados, ya que les condena a sobrevivir en un ambiente diferente, a comunicarse en un idioma que la mayoría no domina y alejados de sus familiares, a quienes también se extiende el sufrimiento de la separación, ya que no podrán visitarlos.

Esto es contrario a lo que recomiendan expertos en conducta humana. Si queremos rehabilitar al confinado y volver a insertarlo en la sociedad tras cumplir su sentencia, debemos conservar y estimular los lazos familiares y las redes de apoyo que el confinado tendrá al regresar a la libre comunidad. Los confinados no son robots; son personas, por lo que el contexto familiar representa para ellos un estímulo y el mantenimiento de lazos familiares que les fortalezcan emocionalmente y le estimulen en el proceso de rehabilitación y el logro de un plan de salida efectivo. Esto, a su vez, ayuda en el reajuste posterior a la vida fuera de la institución penal una vez hayan completado sus sentencias.

Si queremos ahorrar y bajar los gastos en esa agencia, el administrador debe buscar otros medios menos onerosos para los confinados y sus familiares, como estudiar medios para buscar ahorros en el funcionamiento de las instituciones.

Le hacemos un llamado al administrador y a nuestra Legislatura que evalúe esta medida y se busquen otras formas de ahorro que no conllevan volver a penalizar a nuestros confinados y sus familias con un ostracismo físico y emocional.

Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

domingo, 1 de julio de 2018

Separaciones familiares

La trabajadora social Milagros Rivera cuestiona el plan de traslados voluntarios de confinados estatales a prisiones estadounidenses

💬Ver 0 comentarios