Carlos Dalmau Ramírez

Punto de vista

Por Carlos Dalmau Ramírez
💬 0

Los contrastes de Wanda Vázquez

La política no es el arte de lo perfecto, sino de lo posible. Lo posible dentro de unas circunstancias particulares es algo muy diverso y puede fluctuar entre lo pésimo, que ocurre la mayoría de las veces, hasta lo excelente que, en los tiempos que corren, ocurre rara vez.  El votante no evalúa en el vacío. Lo hace comparando. Y en esto de establecer contrastes, la gobernadora Wanda Vázquez ha sido muy eficaz.

Es así, porque el contraste fundamental que ha elevado la figura de Wanda como una contendora legítima a la gobernación no se ha montado frente a sus oponentes políticos, sino ante su predecesor, el renunciante Ricardo Rosselló. Y lo cierto es que frente al Ricky del chat y de todo aquel montaje de gestos adolescentes y actos simbólicos que caracterizó su gobierno, la gobernadora Vázquez tiende a verse muy bien.

Todo parece salirle bien a Wanda dentro de ese contraste, su tono de persona seria, su estilo de hablar directo y con palabras sencillas, sus decisiones en apariencia mesuradas y menos partidistas, y su disposición de enfrentar problemas sin evadirlos o disimularlos, en fin, presentan a una persona seria, enfocada y en control. El contraste con Ricky ha funcionado para reconfigurar la imagen pública de Wanda Vázquez en muy poco tiempo. 

Tomemos por ejemplo los recientes nombramientos. La conferencia de prensa destilaba sinceridad y seriedad. La selección de candidatos a las diversas posiciones logra reforzar la imagen de una gobernadora en control, que no va de juegos y que se está tomando su trabajo en serio.  

Algunos pensaron que la controversial renuncia de Zoé Laboy causaría un daño a la imagen de la gobernadora. No fue así.  A pesar de que persisten interrogantes sobre la renuncia, la celeridad con la que Vázquez actuó para encontrar un sustituto aceptable y con buen historial profesional, como el señor Pabón, enterró el asunto desde el punto de vista mediático.

Los otros nombramientos anunciados son igualmente buenos y demuestran que, a pesar de todo, la gobernadora tiene el poder de reclutar nuevo talento y mantener personas de su gabinete en puestos clave de su administración. Tanto Román, que pasa a la secretaría de Estado, como Janer, que irá a dirigir Seguridad Pública, son personas con el acervo profesional y la reputación requeridas para ocupar estos cargos. Por otro lado, Rivera Cruz y Ana Mateu son personas con experiencia de gobierno, conexiones políticas y buena imagen profesional.

Compare estos anuncios y la conferencia presidida por la gobernadora, con las imágenes pueriles de Rosselló y el grupito del chat que gobernaba este país, día a día junto a él.  Contraste este momento con las últimas apariciones de Ricky y sus lugartenientes.  Piense en los Maceira y los Rolón. Y ahí está la clave del ascenso de Wanda Vázquez. No es probable que ella sola lograse hacerse un espacio político en tan poco tiempo, si no fuera porque va montada en ese contraste. Lo ha sabido usar, proyectar y ejecutar con destreza.

Otras columnas de Carlos Dalmau Ramírez

💬Ver 0 comentarios