Emilio Colón Zavala

Tribuna Invitada

Por Emilio Colón Zavala
💬 0

Los costos de construcción en Puerto Rico

Uno de los más grandes retos que enfrentamos ahora es el alto costo de la construcción. Se estima que, hasta finales de mayo, los costos de construir han experimentado un alza de 25% en comparación al año anterior, por varias razones. Pero es importante destacar que dejar de construir no es una opción, por lo que resulta extremadamente necesario mitigar estos aumentos y tomar contingencias adecuadas para no afectar la viabilidad de proyectos. Los recursos, después de todo, son limitados, sobre todo para nosotros los ciudadanos.

En gran medida, el aumento en el costo de materiales está fuera de nuestro control. Por un lado, los desastres del año pasado (Texas, Florida, Islas Vírgenes, Antillas Menores, California y ahora Hawái) causaron que la demanda por materiales aumentara desproporcionadamente. Además, las recién impuestas tarifas de importación a los Estados Unidos de madera, acero y aluminio tendrán un impacto que ha comenzado a sentirse en el mes de junio. La inmensa mayoría de materiales de construcción que usamos en Puerto Rico son importados.

Por otro lado, la cantidad de trabajo de reconstrucción, que apenas comienza, ha creado una merma en la disponibilidad de labor para los distintos proyectos que ahora son necesarios. Además, la contratación de personal diestro, por parte de las agencias de respuesta (como FEMA), han tenido el efecto de aumentar los costos de mano de obra, aunque sea temporeramente.

Es necesario establecer estrategias que logren aliviar estos aumentos, utilizando los factores que están bajo nuestro control e influencia. Uno de estos factores es precisamente el poder de DACO para fiscalizar que el aumento en los precios de materiales sea proporcional a los costos de los suplidores, además de ser razonables. Debemos pensar, además, en lograr una tasa preferencial del IVU equivalente al 5% por un periodo de tiempo determinado. El cobro de IVU entre negocios (B2B) debe eliminarse. Además, debemos considerar revisar los arbitrios municipales. Igual con los cargos de exacción por impacto. En un sistema donde aproximadamente el 15% del precio de venta de una vivienda nueva corresponde a cargos gubernamentales, ciertamente hay tela de donde cortar.

Existen otras herramientas que podemos considerar desde la empresa privada, entre ellas, podemos trabajar con cobertura de riesgos (“hedging”), para buscar ahorros en las compras. Otra forma podría ser aumentar el ahorro mediante las compras en bloque con varias entidades uniéndose para ello.

Los costos de mano de obra son más complejos de resolver. Traer trabajadores de los estados resulta más costoso. Traer extranjeros es complejo, debido a las leyes y políticas migratorias del gobierno federal. De materializarse la cantidad de proyectos de reconstrucción y mitigación que se proyectan, tendremos que considerar solicitar al gobierno federal permiso para importar personal, e incluso, otorgar algunas licencias temporeras a profesionales cualificados.

Para nuestros ciudadanos indigentes, es importante que se les de acceso a diseños y a obras en cumplimiento con el código de edificación y los reglamentos aplicables. Por esto, es importante el utilizar a las universidades para que puedan asistir a las personas en estas acciones. Este tipo de clínica profesional ya existe en las facultades de derecho. No es necesario reinventar la rueda.

Los problemas y soluciones expresados aquí afectan a toda la industria, tanto a proyectos privados como públicos. Luego de los huracanes del 2017, tenemos la oportunidad única de construir nuestro futuro. Trabajemos para promover el otorgamiento de ayudas y posibilidades con el fin de maximizar las acciones de ayuda dirigidas a nuestros más necesitados.

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

miércoles, 18 de julio de 2018

Cambiar alambres en la AEE

El ingeniero Emilio Colón Zavala expone que a la AEE le hace falta un administrador más que un ingeniero

💬Ver 0 comentarios