Myra Rivera Torres

Punto de vista

Por Myra Rivera Torres
💬 0

Los derechos de las víctimas son invisibilizados y violados

Los proyectos de ley PS 1590 y P de la C 2476 para hacer retroactiva la unanimidad del jurado no solo afectan a víctimas particulares, sino que vulneran el trabajo que por 21 años hemos realizado desde Alapás en defensa de los derechos de las víctimas de delito. 

Hemos acompañado a víctimas de delitos en procedimientos judiciales en búsqueda de justicia. Las víctimas nos expresaban su anhelo de concluir el juicio para, una vez hubiera una sentencia final y firme, poder cerrar ese capítulo de su vida y concentrarse en sanar. El debido proceso de ley garantizaba esa sentencia final y firme. 

La aprobación de esos proyectos les abre nuevamente la herida. Estos proyectos abren la puerta para que una persona juzgada y sentenciada vuelva a ser inocente ante los ojos de la ley y comience un nuevo juicio. La “justicia” que la víctima pensó había recibido queda cancelada, aunque esta nunca repara el daño que causan los asesinatos, violaciones, secuestros o abusos sexuales a menores, por mencionar algunos.

El revivir el proceso judicial viola el derecho de la víctima de recibir un trato digno y compasivo, que nos ha otorgado la Carta de Derechos de las Víctimas y Testigos del Crimen, que emanan de nuestro derecho constitucional de que la dignidad del ser humano es inviolable.  También violan la ley federal de protección a víctimas. 

La compasión es lo que se contrapone a la crueldad y a la insensibilidad que la víctima sufrió con el daño que le ocasionó el victimario. A la crueldad e insensibilidad se expone nuevamente, esta vez infligidas por la legislatura. 

La dignidad es el derecho humano universal que protege a la víctima de la humillación de tener que volver a relatar en detalle una violación, un asesinato, un secuestro, a describir los detalles del terror sentido, de las vejaciones sufridas, de la sangre derramada, a reabrir sus heridas y rememorar su dolor.

Cuando redactaron estos proyectos de ley, la legislatura no valoró los derechos de las víctimas. Nuestros derechos han sido invisibilizados. Aprobaron proyectos de ley sin tener datos, hacer análisis y sospesar los derechos fundamentales de las víctimas. Pasaron por alto que a las víctimas nos cobija la igual protección ante la ley y trato justo. Hubiéramos esperado que en este siglo XXI, nuestros legisladores y legisladoras, en asuntos tan medulares, aplicaran criterios de equidad y salvaguardaran los derechos de las víctimas. Toca entonces al pueblo dejar saber que se opone a los proyectos PS 1590 y P de la C 2476, puesto que defendiendo los derechos de las víctimas defiende también los suyos. 

Otras columnas de Myra Rivera Torres

miércoles, 24 de junio de 2020

Dignidad, justicia y reparación

El Estado no puede abonar al clima de impunidad e inseguridad de un país que está entre los 10 más violentos del mundo. Tiene la obligación de proteger a sus poblaciones más vulnerables, dice Myra Rivera Torres

💬Ver 0 comentarios