Eduardo Lalo

Isla en su tinta

Por Eduardo Lalo
💬 0

Los “estrategas”

Este año infame termina para los puertorriqueños, pero pienso que con él además se cierra un ciclo. Sin duda vendrán nuevos acontecimientos que oscurecerán su memoria, pero es previsible que el 31 de diciembre de 2017 no sea únicamente el fin de un año, sino de un tiempo, un proyecto y un desvarío.

El gobierno no lleva aún 12 meses al mando, pero hace mucho que sus posibilidades reales de acción terminaron en este cuatrienio. No obstante, más que sus predecesores, el gobernador y un escogido grupo de funcionarios van de un lugar a otro, viajan constantemente a Estados Unidos, tuitean, se fotografían, se montan en grúas y helicópteros. Tanta actividad resulta sospechosa: un intento de demostrar que hacen muchas cosas, mientras el gobernador y su gobierno están atrapados en una colonialidad que veda tomar una sola decisión de peso. La faena del gobierno es un espectáculo, una campaña ininterrumpida de medios, un año electoral que pretende extenderse hasta el 2020, para entonces, si hay suerte, abrir más funciones.

El modelo es viejo, pero ingenuo y catastrófico en nuestro contexto político. En países soberanos, sirve para camuflar o azucarar las decisiones que alterarán significativamente el panorama social o económico de una nación. Así se limitan o se eliminan derechos civiles o laborales; así los pueblos mastican mejor las transformaciones que beneficiarán a unos en detrimento de otros. El gobierno como espectáculo ha probado ser cínicamente exitoso cuando se dispone de poder real, pero aun en estos casos, su éxito en la cartelera prescribe y es sustituido por otro espectáculo, el de los opositores de otra fuerza política o el de los rivales de la propia. Si se quiere un ejemplo de esto, sólo hace falta comprobar quién es el actual inquilino de la Casa Blanca.

Pero en Puerto Rico se vive en una realidad alterada, una cuarta dimensión que en realidad es una forma de miopía o de casi enternecedora idiotez. Los “estrategas” del gobierno mueven sus fichas en el tablero: hoy el gobernador debe ayudar a limpiar una alcantarilla o trepar a un poste; hoy la primera dama debe recibir un cargamento de baterías o aludir a Cien años de soledad; hoy la secretaria de Educación debe meter un rolo en una paila de pintura frente a una escuela o llevar una computadora a arreglar; hoy el secretario de la Gobernación debe indicar con cuántos pueblos no ha tenido comunicación a cuatro semanas del huracán; hoy el director de la AEE informará sobre el generador portátil que ha ordenado para poder electrificar los ventiladores de techo de un cuartel de policía; hoy llamará desde Washington la comisionada residente para informar que vio al presidente Trump en CNN.

Mientras esta actividad frenética se orquesta y ejecuta, el mundo real se empecina en existir. La Junta de Control Fiscal impone términos, fechas, decisiones, que tronchan la capacidad de obrar del gobierno. Éste se hunde aún más en la bancarrota y calcula hasta cuándo podrá pagar la nómina. Una jueza federal es designada como una especie de tutora de la administración del gobernador y lo que en su momento pueda o no decidir en su sala causa escalofríos. Un huracán pasa al norte del país y aun así deja a la mayor parte de éste sin servicio eléctrico. Exactamente dos semanas después, arriba otro que nos atraviesa de sudeste a noroeste y que equivale a un bombardeo. Quedamos sin luz y sin agua, millares incontables sin casas. No hay comunicaciones ni combustible. Hay zonas en las que se agota la comida. Los días se convierten en semanas y éstas en meses y, caídos miles de árboles, queda a la vista de cualquiera la abyecta realidad social del país. Los “estrategas” que habían diseñado un plebiscito fársico, en el que apenas vota el 20% del electorado, obtienen la respuesta que no esperaban ni contemplaban, cuando se les concede el lanzamiento presidencial de rollos de papel toalla: una estadidad desechada o desechable, un pañuelo para las lágrimas o la risa.

Con al menos dos terceras partes de Puerto Rico a oscuras, a 100 días del primer huracán, un proyecto de Reforma Fiscal en el Congreso estadounidense amenaza con causar la pérdida de decenas de miles de empleos. En el voluminoso texto que ahora se discute, no se halla una sola mención de Puerto Rico. El futuro del gobierno, por tanto, es el siguiente: deberá constreñirse a los deseos de la Junta de Control Fiscal, de la jueza que se le ha impuesto, a las arcas vacías de la bancarrota, a la masiva evaporación de empleos y de actividad económica de envergadura por la aprobación de la Reforma Fiscal, y a todo esto se añade las heridas sin sanar, y muchas veces sin atender, de los huracanes.

Ante esta inmensidad, el gobierno no puede tomar una sola decisión propia y libre. Solamente se le ha ocurrido extender la mano en Washington y, en San Juan, intentar que “salpiquen” las ayudas en los bolsillos de los que colaborarán camino a las próximas y aún lejanas elecciones.

Los “estrategas” y sus pupilos lo tienen muy difícil. Los presidentes de las cámaras legislativas tanto más y por eso han visto como un regalo caído del cielo la expulsión expedita de uno de sus cuates, las elucubraciones onanistas sobre el voto presidencial y la falsa moral institucionalizada como discrimen de su nueva ley religiosa, que además es pertinentísima en estos momentos.

En algún buen restaurante, provisto de generador eléctrico, el gobernador y su gabinete, la comisionada residente, los presidentes legislativos y sus “estrategas” se rebanarán los sesos buscando la manera de no tener que hacerle frente a la realidad y así los episodios recientes del tiempo, del proyecto, del desvarío de la vigorosa colonialidad puertorriqueña puedan acabar sin dar más sobresaltos.

Este es un país de “estrategas”, al punto que el gran César Andreu Iglesias creó uno en las columnas que se recogen en Periodismo vital editado por la ASPPRO hace unos años. Se trata de Salustiano Woodrow Ríos que impartía cátedra en el Nene´s Bar que aparecía con frecuencia en los textos de este autor. En la columna “Idea salvadora” (que es justamente lo que necesitan ahora el gobierno y sus “estrategas”) Salustiano parte del acto de fe canónico del anexionismo: “No hay diferencia entre Puerto Rico y Estados Unidos”. Por tanto, las grandes compañías con miles de empleados y miles de millones en ganancias podrían mudarse a Puerto Rico. De esta manera los embates de la bancarrota y la Reforma Fiscal cambiarían de dirección y sería Estados Unidos el que se quedaría sin empleos y sin recursos. Así, además, Puerto Rico sería más Estados Unidos que Estados Unidos.

El argumento es tan lógico como los que hemos escuchado recientemente en boca del gobernador o la comisionada residente. Sin embargo, existe un problema. A ver cómo lo pongo: para llevarlo a efecto habría que tomar la realidad de que hemos dejado de ver la realidad por décadas y convertirla en una realidad universal. En este momento, dando los últimos bocados del plato fuerte, a un nuevo Salustiano Woodrow Ríos se le prende el bombillo. Apura un trago de vino y está seguro que ha dado con la clave para que Puerto Rico sea lo mismo que Estados Unidos y el mundo acabe de ponerse al revés: “¡Lo tengo! ¡Y si ponemos al gobernador a tirar rollos de papel toalla en Washington!

Otras columnas de Eduardo Lalo

sábado, 15 de septiembre de 2018

La calma chica

El escritor Eduardo Lalo expone que el bipartidismo totalitario ha causado daños incontables, pero quizá uno de los más perniciosos que ha efectuado se centra en su renuencia a reflexionar y posicionarse sobre lo que es Estados Unidos

sábado, 1 de septiembre de 2018

Puerto Muerto

El escritor Eduardo Lalo indica que el PPD y PNP ofrecen como futuro un funeral eterno en que el pueblo será inmolado para acompañar en la tumba a líderes e ideales

sábado, 18 de agosto de 2018

Las maldiciones

El escritor Eduardo Lalo expresa que la enorme masa de votantes son las víctimas que a su vez han sido diseñadas para no darse cuenta de nada o casi nada

sábado, 4 de agosto de 2018

La neolengua

El escritor Eduardo Lalo expresa que el vínculo más poderoso de Puerto Rico con Estados Unidos es la neolengua. El haber aprendido a hablarla ha llevado a los puertorriqueños a la desgracia.

💬Ver 0 comentarios