Ada Mildred Alemán Batista

Tribuna Invitada

Por Ada Mildred Alemán Batista
💬 0

Los finados de María

Desde que el gobierno ofreció la primera cifra de muertes asociadas al paso del huracán María, el número me pareció irrisorio: 16 muertos.  Lo mismo me ocurrió con las que iban dando luego a cuenta gotas.  Algo noté, les gustaba que el número seis apareciera en todas ellas; no sé por qué. 

Al parecer, no fui la única persona que se extrañó con tan baja incidencia de muertes asociadas directa o indirectamente al paso de un huracán que -mientras nos atravesó- se mantuvo entre categoría cuatro y cinco.  Por eso, varios investigadores y entidades comenzaron a indagar sobre los números reales de defunciones, relacionadas con María, utilizando diferentes metodologías.  Estas van desde llamar a las funerarias, hasta comparar las cifras de muertes del 2015 y 2016 con las del 2017, durante los meses de septiembre y octubre.  Incluso unos se han dedicado a buscar los certificados de defunciones ocurridas durante esos meses en el Registro Demográfico, lo que por experiencia propia no me parece muy confiable.  La realidad es que no se conoce aún la cifra exacta, pero son más de mil los que perdieron la vida a causa de esta situación atmosférica natural en el trópico, para la que deberíamos estar preparados.  

Llama la atención que nadie, según sé, fuera a buscar información en el Instituto de Ciencias Forenses (ICF), que ahora forma parte de la sombrilla que dirige Héctor Pesquera.  De hecho, si fueron, sé que no les dieron los datos.  Es que a todos a los empleados del ICF, se les prohibió ofrecer datos.  El colmo es que Pesquera reaccionó a los números ofrecido por distintos medios, a raíz de las diferentes investigaciones realizadas, diciendo que no se podía tratar las muertes ocurridas, desde la perspectiva epidemiológica, porque la muerte no es una epidemia; ciertamente la ignorancia es atrevida. 

Las muertes directamente asociadas al huracán pudieron haber ocurrido por las inundaciones, el viento y los derrumbes, entre otras cosas.  Mientras que las indirectas ocurrieron por falta de electricidad, agua potable, caminos y carreteras intransitables, y daños severos a lugares donde se ofrecían servicios médicos.  A estas muertes se les adjudicaron causas como fallo renal, sepsis, fallo respiratorio, etc. 

Sé que luego del paso del huracán, se dieron por desaparecidas a 108 personas. Sé que en el ICF se tuvieron que buscar vagones para albergar cadáveres, pues sus instalaciones no dieron abasto.  Sé que miembros del ejército de EE.UU. hicieron autopsias de los cadáveres a los que se les adjudicó como causa de defunción "muerte natural"; esto porque el ICF no contaba con el número de patólogos necesarios. Sé que la mayoría de esos cadáveres fueron cremados.  Sé que todavía hay algunos de los cuerpos cremados, que aún no han sido reclamados. 

Claro que sí es importante conocer el número de muertes causadas directa o indirectamente por María.  Claro que sí es necesario conocer que, detrás de un fallo renal, pudo haber estado una carretera intransitable, la falta de energía eléctrica en el centro de hemodiálisis o en el hogar para diálisis peritoneal.  Eso en el caso de quienes murieron por falta de diálisis.  Ahora añada a quienes murieron por falta de una máquina de oxígeno, insulina, atención de una infección o por falta de una intervención quirúrgica que no se pudo llevar a cabo.  Igual, los que siguen muriendo por actos suicidas, dado las condiciones en que quedaron luego del huracán.  Asimismo, las muertes asociadas al monóxido de carbono generado por los generadores de luz, industriales y domésticos. 

Por consiguiente, aunque el certificado de defunción diga que la causa de la muerte fue fallo renal, la causa de la causa es una carretera intransitable, la falta de energía eléctrica en los hospitales y centros de cuidado o falta de agua potable, como en el caso de la leptospirosis.  Es decir, la causa de las causas que aparecen en los certificados de defunción fue la devastación provocada por el paso del huracán María. 

Otras columnas de Ada Mildred Alemán Batista

jueves, 28 de diciembre de 2017

Los finados de María

La tanatóloga Ada Mildred Alemán Batista analiza los reportes sobre los decesos ocurridos en Puerto Rico tras el impacto del huracán María.

💬Ver 0 comentarios