Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Los huracanes humanos

Antes de que el huracán Irma soplara con vientos de tormenta el archipiélago borincano se apagó. Con solo recordar el apagón general de septiembre de 2016, se intensificaba el malestar de quienes sobrevivían las interrupciones del servicio de energía. Ante las quejas de los abonados, durante la trayectoria de Irma los repre- sentantes de la AEE manifestaban que el sistema ha aguantado mucho, que menos mal que no azotaron vientos de 185 mph y que el ojo del huracán se alejó porque si no…Pues, el 20 de septiembre esos temidos vientos de huracán categoría 5 nos mantuvieron en vilo por doce horas. María atacó con furia y sin piedad. La devastación que dejó a su paso no solo puso al descubierto comunidades enteras y el colapso de los servicios de luz, agua, telefonía y comunicaciones; destapó la fragilidad gubernamental y la falta de organización y planificación.

No es posible que a una semana del azote de María se siga diciendo que no hay escasez de gasolina ni diésel ni de alimentos. Las filas kilométricas en las gasolineras esperando porque lleguen los camiones de combustible son vergonzosas. La cantidad de municipios, hospitales y égidas quejándose porque tienen sus reservas agotadas son penosas. Saber que el número de personas muertas puede aumentar es catastrófico. Escuchar al gobernador decir que van a “resolver” para que el país tenga luz, pero que no pueden garantizar que se repare adecuadamente el sistema de electricidad da pavor. Sus palabras soplan como vientos huracanados.

Sin que medien los ofuscamientos ideológicos y religiosos, es claro que los fenómenos naturales se intensificarán por la falta de conciencia ambiental y afectarán con mayor intensidad y de manera prolongada por la ausencia de preparación y mantenimiento de la infraestructura y servicios básicos. A quienes creen en el poder de la oración, oren para que la gente no siga actuando en detrimento del planeta Tierra y para que los huracanes humanos corrijan los errores que cometen.

Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

jueves, 24 de agosto de 2017

Confinados

La antropóloga y profesora universitaria Bárbara I. Abadía Rexach señala el estado de confinamiento al que está sometido el país

jueves, 17 de agosto de 2017

Charlottesville y Puerto Rico

Bárbara Abadia reflexiona sobre los eventos xenofóbicos en Virginia y la discriminación como desafío constante de los boricuas en los Estados Unidos

jueves, 27 de julio de 2017

La niñez criminalizada

La antropóloga y profesora universitaria Bárbara I. Abadía-Rexach reflexiona sobre la criminalización de la niñez desde el reciente caso de la estudiante de educación especial Alma Yariela Cruz.

💬Ver 0 comentarios