Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Los huracanes humanos

Antes de que el huracán Irma soplara con vientos de tormenta el archipiélago borincano se apagó. Con solo recordar el apagón general de septiembre de 2016, se intensificaba el malestar de quienes sobrevivían las interrupciones del servicio de energía. Ante las quejas de los abonados, durante la trayectoria de Irma los repre- sentantes de la AEE manifestaban que el sistema ha aguantado mucho, que menos mal que no azotaron vientos de 185 mph y que el ojo del huracán se alejó porque si no…Pues, el 20 de septiembre esos temidos vientos de huracán categoría 5 nos mantuvieron en vilo por doce horas. María atacó con furia y sin piedad. La devastación que dejó a su paso no solo puso al descubierto comunidades enteras y el colapso de los servicios de luz, agua, telefonía y comunicaciones; destapó la fragilidad gubernamental y la falta de organización y planificación.

No es posible que a una semana del azote de María se siga diciendo que no hay escasez de gasolina ni diésel ni de alimentos. Las filas kilométricas en las gasolineras esperando porque lleguen los camiones de combustible son vergonzosas. La cantidad de municipios, hospitales y égidas quejándose porque tienen sus reservas agotadas son penosas. Saber que el número de personas muertas puede aumentar es catastrófico. Escuchar al gobernador decir que van a “resolver” para que el país tenga luz, pero que no pueden garantizar que se repare adecuadamente el sistema de electricidad da pavor. Sus palabras soplan como vientos huracanados.

Sin que medien los ofuscamientos ideológicos y religiosos, es claro que los fenómenos naturales se intensificarán por la falta de conciencia ambiental y afectarán con mayor intensidad y de manera prolongada por la ausencia de preparación y mantenimiento de la infraestructura y servicios básicos. A quienes creen en el poder de la oración, oren para que la gente no siga actuando en detrimento del planeta Tierra y para que los huracanes humanos corrijan los errores que cometen.

Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

jueves, 12 de julio de 2018

Mala educación

La antropóloga Bárbara I. Abadía declara que antes de comercializar la educación de los niños y las niñas, hay que repensarla desde los contextos insulares

jueves, 28 de junio de 2018

Negros en la periferia

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach comenta diferencias que marcan las otredades socioculturalmente construídas como parte de contrastes también evidentes en los juegos del mundial de fútbol donde afirma que lo negro se celebra desde el estereotipo

miércoles, 23 de mayo de 2018

Las piedras de los pobres

La antropóloga Bárbara Abadía argumenta sobre los trámites para lograr atención médica, hoy sujeta a trámites y condiciones que resultan cada vez más cuesta arriba para los ciudadanos más pobres

jueves, 26 de abril de 2018

Educación

La antropóloga Bárbara Abadía argumenta sobre el poder de la educación como arma que permite al ser humano discernir ampliamente y determinar cómo actuar ante injusticias u otras circunstancias de su contexto social

💬Ver 0 comentarios