Melissa Marzán Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Melissa Marzán Rodríguez
💬 0

Los jóvenes construimos puentes, no muros

Frustración, coraje, impotencia y tristeza pueden ser emociones que describan los resultados del pasado martes de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos (EE.UU). La indignación e incredulidad colectiva prevalece en nuestras calles y redes sociales. Es momento de cuestionarnos el sistema electoral de EE.UU. y el rol de los medios en las campañas políticas.

Recuerdo que hace poco más de un año estaba en un panel de análisis discutiendo cuál sería el candidato republicano que ganaría la contienda primarista. De más está decir, que Donald Trump no era considerado tan siquiera como una opción real. Sin embargo, el circo mediático le permitió ganar espacios inimaginables con resultados que nos dejan hoy incrédulos.

Trump es el presidente electo, sin la mayoría del voto popular, pero sí con los votos de los colegios electorales. Eso nos duele más y ese ha sido el motor para que el miércoles en la noche miles de jóvenes en diversas ciudades de los EE.UU. salieran a la calle, indignados y en protesta por lo que ha sucedido. No dudo que es necesario protestarle al sistema, pero nuestra indignación no puede quedar allí. Necesitamos que los jóvenes nos organicemos pues ningún cambio social puede llegar sin organizar primero las comunidades.

Mucho se ha criticado en estos días a los jóvenes mileniales (“Milleannials”) porque su disgusto por las elecciones no se tradujo en un cambio en los resultados. Vi incluso un artículo que decía que los jóvenes somos activistas de sofá. Ante esa crítica, tenemos que consolidarnos como grupo y movernos hacia delante por nuestros ideales.

Estos próximos dos años son medulares para el resultado de las próximas elecciones presidenciales. Si el presidente electo cumple su palabra, Obamacare y el Tribunal Supremo serán transformados hacia la derecha. Millones no tendrán acceso a un cuidado de salud de calidad y las políticas sociales bajo la administración de Obama corren el riesgo de quedar como un punto en la historia y nada más.

Si ese es el escenario, acompañado de un Congreso dominado por los republicanos, hay que estar organizados para lo próximo. Si capitalizamos la indignación y el norte es la justicia social y la movilización, en las elecciones de 2018 (Midterms) los republicanos estarían fuera del control del Congreso y Trump sin herramientas para continuar con sus planes.

Desde Puerto Rico, nuestra voz tiene más fuerza hoy. Nosotros somos parte de ese movimiento que puede tener resultados justos para nuestra sociedad, que claramente está fragmentada.

Ante los retos, nos queda mucho trabajo. Ningún esfuerzo es vano. Los jóvenes sabemos construir puentes en vez de muros y tenemos el poder y la fuerza para lograr la transformación social que anhelamos y merecemos.

Hillary Clinton nos envió un mensaje esperanzador directamente a nosotros, entender que luchar por lo justo vale la pena.

💬Ver 0 comentarios