Ángel Luis Santana Díaz

Tribuna Invitada

Por Ángel Luis Santana Díaz
💬 0

Los KP4 sí se activaron durante María

Soy radioaficionado de Trujillo Alto, de los que muchos mencionan como los capecuatro (KP4) y todavía a un año del paso del huracán María escucho en los medios a ex directores de Manejo de Emergencias Estatales diciendo que ¨no se activaron a los KP4¨ desde enero. 

Primero defino que un radioaficionado es una persona que obtiene una licencia de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para poder operar y experimentar en varias bandas de frecuencias de radio y modos de comunicaciones (FM, AM, CW, etc.). Para muchos es un pasatiempo, pero tiene una parte que tiene que ver con las comunicaciones de emergencias en caso de que las comunicaciones regulares fallen. Por eso también se conoce como el Servicio de Radioaficionados.

Muchos se habló de que si los sistemas de celulares e internet volverían a funcionar, los teléfonos satelitales apenas funcionaban y que los sistemas de comunicaciones del gobierno y de agencias de emergencias, con todo y ser modernos y digitales, fallaron. La isla se quedó incomunicada por la caída de torres de comunicaciones y equipos de radio que se dañaron a causa de la lluvia y el viento que entró en casas y oficinas. 

Mientras la isla quedó sin comunicaciones, muchos de los primero reportes de lo sucedido a horas de haber pasado María, provenían de radioaficionados con sus equipos portátiles y antenas de alambre, comunicándose con otros de Estados Unidos y del Caribe, enviando mensajes de amigos y familiares para saber de su situación y bienestar.

Dos días después, empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que son radioaficionados, se dedicaron a buscar voluntarios para que ayudaran en las comunicaciones, reconociendo la ayuda que siempre han brindado los radioaficionados en situaciones de emergencias. Al mismo tiempo, en uno de los repetidores de radioaficionados que estuvo al aire durante el paso de María, empezaron a comunicarse con otros que ayudaban a oficinas de Manejos de Emergencias Municipales con las comunicaciones.

Una semana después, otros repetidores entraban al aire. Se empezaron a escuchar a radioaficionados americanos usando el indicativo especial K1M (Kilo Uno María). Estos vinieron de Estados Unidos como voluntarios de la Cruz Roja, gracias a un Acuerdo de Entendimiento entre ellos y la American Radio Relay League (ARRL), Sección de Puerto Rico firmado a principios de marzo de 2017. Estos canalizaban el transporte de alimentos y suministros conjuntamente con la guardia Nacional, FEMA, AEE, algunos hospitales. Hasta se montó una estación de radioaficionados en el Centro de Convenciones de Puerto Rico cuando sirvió de Centro de Operaciones de Emergencias central. La estación permaneció hasta finales de Noviembre, cuando las comunicaciones regulares empezaban a mejorar. Mucha de la ayuda de los radioaficionados en Puerto Rico se conoció más en los medios de los Estados Unidos.

Por ese esfuerzo de ayudar a la comunidad de Puerto Rico en las comunicaciones, la ARRL reconoció la labor de los radioaficionados de Puerto Rico (e Islas Vírgenes) con su Premio Humanitario Internacional. Reconoció también a tres radioaficionados en San Germán, que trabajan en una estación de radio y ayudaron a contactar a amigos y familiares. Hay muchas otras historias sobre la ayuda de los radioaficionados a la comunidad. Este año la Cámara de Representantes de Puerto Rico reconoció a los radioaficionados de la isla en el Día del Radioaficionado el 8 de mayo.

Actualmente, ya están al aire casi todas las repetidoras de radioaficionados. La ARRL Sección de Puerto Rico realiza reuniones mensuales para capacitar en torno al programa de ARES (Amateur Radio Emergency Services) local y con nuevos acuerdos con hospitales y el Salvation Army. Muchos clubes de radio local hacen presentaciones en diferentes municipios sobre lo que es la Radioafición y se ofrecen exámenes para la licencia de radioaficionados mensualmente. Se nota el aumento del número de personas ya licenciadas y que salen al aire buscando una manera de comunicarse en una próxima gran emergencia.

¿Y el gobierno central, qué? Se alega que el ahora Negociado el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) no usó o activó a los radioaficionados. Es verdad que el plan de emergencias menciona el buscar radioaficionados como voluntarios para ayudar en las comunicaciones, como en otros países. Debo de mencionar que se intentó hacer un nuevo Acuerdo de Entendimiento con la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead) desde mediados del 2017, y se espera todavía por contestación. Lo que sí ha ocurrido recientemente es la creación de un banco de radioaficionados para ayudar en futuras emergencias en el Negociado de Telecomunicaciones, como parte de la Ley 211 de 2018.

No sé si el gobierno o NMEAD nos quieran usar para ayudarlos en la próxima gran emergencia. Pero en lo que eso ocurre, estoy preparado para ayudar a la comunidad y estar en contacto con otros radioaficionados, pues como dice el lema: “Cuando todo lo demás falla, ahí está la radioafición”.

El autor es el Coordinador de Información Pública y Gerente Asistente de la Sección de Puerto Rico de la American Radio Relay League, la Asociación Nacional de Radioaficionados de Estados Unidos. Lo pueden contactar vía [email protected]

Otras columnas de Ángel Luis Santana Díaz

💬Ver 0 comentarios