Aida Díaz

Tribuna Invitada

Por Aida Díaz
💬 0

Los maestros como fichas

Durante estos días, cuando se supone que los maestros estén tomando un merecido descanso y nuestros niños disfrutando de un verano de juegos y diversión, después de un año de duras batallas, estamos enfrascados en un arduo quehacer. Miles de padres y compañeros maestros están recibiendo nuestra ayuda y juntos nos enfrentamos al atropello provocado por la ineptitud de la administración de la agencia para la que laboran. 

Estamos ante un liderato administrativo que se especializa en poner en función lo que conocemos como el rengueo del perdedor que justifica su fracaso culpando a otro. Cuando un ejército pierde una batalla, no se culpa a los soldados por el fracaso, se culpa a los generales a cargo de la guerra.  Hoy, el liderazgo educativo del País se ha centrado en castigar niños y maestros, cerrando escuelas y moviendo maestros de escuela en escuela como si fueran fichas, sin justificación alguna, tomando como criterio único la reducción en matrícula. 

Cerrar una escuela por el mero hecho de que no tiene suficiente matrícula es más que un atropello, un atentado en contra de nuestro pueblo. Me pregunto: ¿saben los que cerraron la escuela Marcos Sánchez en Yabucoa que está ubicada en una comunidad rural que vive de la agricultura y que la mayoría de los padres llevan a caballo a sus niños a la escuela? ¿Saben que estos niños vienen del Barrio Espino de San Lorenzo y del barrio Marín en Patillas, dos barrios cuyas escuelas fueron cerradas? 

¿Sabrán que cuando lleguen en agosto a la escuela del pueblo, que queda a más de cincuenta minutos desde sus casas, estos niños van a enfrentarse a un panorama totalmente distinto al que difícilmente se podrán adaptar? ¿Sabrán de la madre que lleva a su hijo parapléjico y además epiléptico en silla de ruedas a la escuela Eugenio María de Hostos que por el cierre de su escuelita ya no podrá ni llevarlo ni atenderlo cuando la epilepsia se haga sentir estando el niño en la escuela? Estoy segura que no, porque cuando no se tiene conciencia de nuestra realidad social ni la sensibilidad para entender que aun vivimos en medio de la pobreza, que los grandes edificios de mármol y cristal son solo espejismos que ocultan la verdad de un pueblo que lucha día a día para poder llevar el sustento a su familia, no se puede actuar con justicia.

Desgraciadamente hemos caído en la trampa de las soluciones fáciles, importadas. Cuánto daño a nuestra niñez, mientras los que tienen el poder para evitar estos atropellos se mantienen con su venda en los ojos.  Hago un llamado a la legislatura, al señor gobernador para que detenga estos atropellos. Ustedes tienen no solo el poder sino también la responsabilidad y el deber de proteger la niñez puertorriqueña. 

Otras columnas de Aida Díaz

miércoles, 27 de junio de 2018

Los maestros como fichas

La presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico reclama cesen atropellos contra docentes y estudiantes del sistema público vinculados a los cierres de escuelas que cuestiona la entidad, entre otros cambios impulsados por la titular de Educación, Julia Keleher

💬Ver 0 comentarios