Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

Los masivos recortes en salud

El plan acordado por la Junta de Control Fiscal y el gobierno de Puerto Rico estableció que los ahorros en Mi Salud debían alcanzar $6,123 millones en diez años, una gigantesca reducción de 22% del presente gasto anual. Así lo confirmó el pasado 15 de marzo a El Nuevo Día el Lcdo. Elías Sánchez, quien entonces apostaba a que esos ahorros saldrían de los cambios al plan de salud gubernamental.

Desconozco si los que concluyeron que era posible recortar esa astronómica cantidad conocían la experiencia en gastos de Mi Salud. Una simple ojeada le hubiese recordado sus crónicos déficits anuales que jamás pudieron ser superados y que culminaron en su sindicatura en 2010. También hubiesen entendido que no van a lograr grandes ahorros mientras Mi Salud siga dependiendo mayormente del costoso cuidado curativo, en vez del más barato y costo-efectivo cuidado preventivo. Y menos aún, de seguir dependiendo de desangrar económicamente a los proveedores, mientras las aseguradoras disfrutan y reparten sus ganancias.

El gobierno dice que Mi Salud permanecerá igual para 2017-2018. Que los grandes cambios se implantarán para 2018-2019. Que los recortes mayores se notarán para 2020-2021. Sin embargo, se desconocen los supuestos grandes cambios, su fecha de implantación y los ahorros que cada uno generará. A días de comenzar el nuevo año fiscal, no se conocen los acuerdos logrados con las aseguradoras para 2017-2018. Tampoco se conoce cómo ASES balanceará su presupuesto tras el recorte de $100 millones a Mi Salud para 2017-2018 aprobado este pasado fin de semana.

Son esas aseguradoras con exageradas ansias lucrativas las que han empujado a muchos profesionales de la salud a emigrar. Eliminarlas de la ecuación tiene que ser la primera acción de cualquier plan que pretenda lograr recortes económicos masivos. Su exclusión generaría ahorros millonarios y facilitaría la implantación de una capitación global que vaya directo a los grupos integrados de proveedores.

Los burócratas gubernamentales están decidiendo unilateralmente cómo realizar los ahorros. Sobresalen recortes significativos en la primera ronda a proveedores como farmacias, laboratorios clínicos, rayos x, dentistas, optómetras. Y las privilegiadas aseguradoras, por supuesto, todavía intocables. Esas acciones tomadas no parecen ser parte de una estrategia planificada, estructurada, ni acompañada por un estudio económico que la valide. Parecen improvisaciones dirigidas al único blanco hasta ahora escogido, los proveedores. Ese trato discriminatorio y tan selectivo solo logrará empeorar el panorama futuro. Cuando los recortes sean mayores, podríamos terminar con muchos pacientes necesitados de servicios y escasos proveedores disponibles para atenderlos.

El gobierno no ha ofrecido ninguna evidencia para demostrar que puede lograr los cambios y ahorros prometidos, ni cómo lo hará. Hasta el propio presidente de la Junta, José Carrión, lo ha cuestionado públicamente. Por eso es imprescindible, que el gobierno escuche a salubristas y proveedores, analice y considere sus recomendaciones. Será difícil tener éxito sin su colaboración y apoyo.

La salud es, y siempre será, esencial para lograr mayor productividad y prosperidad. Tenemos que luchar para preservar el mejor sistema de salud posible para todos los puertorriqueños. El sistema tiene que volver a fundamentarse en una sólida relación médico-paciente que sea monitoreada con gran rigor para garantizar desempeño, resultados y calidad. También tiene que ajustarse a nuestra realidad socio-económica, pero sin perder su misión.

Quedan abundantes acciones creativas y costo-efectivas que pueden fortalecer y enderezar nuestro sistema de salud, sin que haya que seguir atropellando a sus únicos protagonistas insustituibles, pacientes y proveedores, y protegiendo a las aseguradoras. Pero el gobierno se tiene que asesorar mejor para establecer un plan de acción que sea viable y creíble.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

jueves, 18 de octubre de 2018

La economía de nuestra salud

El doctor Ibrahim Pérez expone que nuestro sistema de salud debe retomar la ruta salubrista y operar en armonía con nuestra economía

lunes, 24 de septiembre de 2018

Preguntas sin respuestas a un año de María

El doctor Ibrahim Pérez cuestiona cómo es posible que en la emergencia del huracán, en Puerto Rico no pudiéramos proteger ni a los que suponíamos más protegidos, los pacientes encamados en un hospital

lunes, 20 de agosto de 2018

La salud de nuestros pobres

El doctor Ibrahim Pérez plantea que no hay justificación para que el plan de salud gubernamental se haya quedado tan rezagado en sus métricas de calidad

💬Ver 0 comentarios