Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

Los más vulnerables

Tenemos una emergencia de salud pública en nuestras manos, causada por la desconfianza en el gobierno, la falta de experiencia colectiva en manejarla, la falta de información fidedigna y la falta de recursos públicos y privados.

El COVID-19 se duplicará diariamente por dos semanas, según expertos, de acuerdo a la experiencia de las ciudades de Seattle y de Nueva York. Para cuando comiencen las pruebas en Puerto Rico, el virus estará en el pico de su extensión. Demasiado tarde.

La tarea es ahora proteger a los más vulnerables: nuestros ancianos, especialmente aquellos que viven solos, con más de 65 años, con condiciones preexistentes de salud como diabetes, cardiopulmonares y otras. La tasa de mortandad en esta población es mucho más alta que el 1-2% que se estima para la población general para este virus.

Todos los esfuerzos de nuestras familias, comunidades y organizaciones sin fines de lucro tienen que estar dirigidos a proteger a nuestros viejos en las égidas, centros de cuido, vecindarios y familias. Identifiquemos quiénes son, dónde están y qué estrategias comunitarias organizamos para evitar que queden contagiados.

En las experiencias del zika, chikungunya y el dengue aprendimos a cuidar de nuestras comunidades. Lo hicimos luego de los huracanes y los sismos. Ahora hay que hacerlo de nuevo y hacerlo ya. La epidemia llegará a su punto más crítico en una semana o quizás menos.

Unas 34,000 personas pueden quedar infectadas en Puerto Rico con el COVID-19 si se da la tasa de infección tradicional de 1%. La población de adultos mayores es casi un 28% de nuestra población general y 40% vive bajo el nivel de pobreza, según las cifras de la Oficina de la Procuradora de Personas de Edad Avanzada. Saquemos la matemática y pueden haber cerca de 4,000 adultos mayores en riesgo.

En los hospitales privados y públicos hay solo 358 cuartos de aislamiento, la gran mayoría ocupados por personas con influenza que en Puerto Rico ya totalizan 20,000. En mi podcast de hoy entrevisto a la Dra. Cruz María Nazario, catedrática del Recinto de Ciencias Médicas y epidemióloga con 35 años de experiencia, sobre la falta de espacio y de personal que ya tenemos en los hospitales para atender esta situación. El riesgo que corren al exponerse a casos de COVID-19 sin detectar por la falta de pruebas y desconocimiento del protocolo es enorme.

Pero de fondo hay un agravante preexistente. Puerto Rico adolece de un sistema de salud costoso y precario que profundiza la desigualdad entre la mitad de la población con recursos y la otra mitad que vive en pobreza. Entre ambos grupos, casi 300,000 personas no cualifican para el plan de salud público ni pueden costear uno privado. Muchas son personas de edad avanzada.

Y como un paciente con condiciones preexistentes, nuestro modelo de salud - y el federal - es insostenible. El gasto de salud por residente en Estados Unidos crecerá en el orden de 5.3% anualmente de aquí al 2030, calcula el economista José R. Oyola, exdirector auxiliar de la Oficina del Contralor de Estados Unidos (GAO), en una entrevista realizada por este diario. Esa brecha es difícil de cerrar por el crecimiento del producto bruto de ese país.

Es insostenible para Puerto Rico también: los fondos asignados al plan de salud del gobierno (Vital) han aumentado de $308 millones en 2001 a $3,824, según la misma nota. Y, sin embargo, permanecen casi inmóviles las tasas de enfermedades crónicas entre nuestros adultos mayores.

La emergencia del coronavirus pasará, ojalá con cero muertes; pero sabemos que es poco probable. Nuestros ancianos ya vienen sobreviviendo huracanes, sismos, la depresión económica de más de una década y la reducción en sus pensiones.

Solo una reacción rápida y eficiente de la sociedad civil para protegerlos del coronavirus aumentará sus probabilidades de supervivencia. Es lo menos que se merece un ser humano.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

sábado, 14 de marzo de 2020

Los más vulnerables

Solo una reacción rápida y eficiente de la sociedad civil para proteger a nuestros ancianos del coronavirus aumentará sus probabilidades de supervivencia, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 1 de marzo de 2020

Las múltiples caras de Alexa

Bajo el radar colectivo, muchos otros son asesinados emocional y espiritualmente, poco a poco. Burla tras burla, ataque tras ataque, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 16 de febrero de 2020

El sur como norte

Para la recuperación, local y de país, será necesario que las estrategias que se delinean rompan el círculo vicioso de desigualdad, pobreza, vulnerabilidad y desastre, dice Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 19 de enero de 2020

Al descampado

Hieren las fallas de tierra, profundas y escondidas. Pero hieren más las que se presentan al descampado: la pobreza, la inequidad, la falta de oportunidad, visibles y palpables en la orilla de nuestros caminos, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

💬Ver 0 comentarios