Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Los negativos

Un cambio de vuelo me llevó a recibir el 2018 por las nubes. Con unos cálidos 70 grados, el avión despegó de la pista de Miami con destino al norte.

Los pasajeros, como un ejemplo ultra contrario de la guagua aérea, despidieron el 2017 con la misma algarabía que produce el estornudo de un mosquito.

En Puerto Rico se ahogaban silencios y oscuridades con fuegos artificiales y estruendos, mientras mi vecina de asiento se reía tímidamente con un refrito de Home Alone.

El golpe que trajo la primera madrugada del año solo se puede reproducir con sílabas y gesticulaciones: ne-ga-ti-vo-quin-ce-gra-dos. Sí, un frío que se siente de -15 grados. Se rompen los capilares de la piel y la pantalla del celular no reconoce la huella arrugada.

La noción de lo negativo ha cambiado según las etapas de mi vida. No recuerdo en qué grado aprendí que hay valores menores al cero pero mis nudillos lastimados sugieren un año, seguramente, anterior al verdadero. Cuando era pequeña y se agotaba la carga de las baterías de mi walkman, mi primera reacción era verificar los polos negativos y positivos. Cuando estaba en la universidad, me obsesionaba con preservar los negativos para la clase de fotografía. Hoy un cuarto oscuro sería un chiste cruel para media población de la Isla.

Como maestra insto a los estudiantes a enfrentar dificultades con una actitud positiva y “descartar lo negativo”. En las mañanas tomo café y escucho por internet las emisoras de radio de Puerto Rico. Los reporteros discuten sobre “los negativos” de los policías ausentes. Asimismo, los negativos oprimen cuando se trata de las cuentas de los carros y las casas a punto de ser reposeídas por los bancos.

Con nostalgia, comí pasteles en Miami y regresé con resignación a las temperaturas heladas. Sin embargo, aún no puedo decir “Mamá, Borinquen me llama”.

La palabra seguirá tomando nuevas formas relacionadas a las experiencias vividas hasta que cambie la estación del año o nuestro país posibilite el regreso. No quiero sonar negativa pero creo que nos esperan muchas nevadas.

Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 4 de octubre de 2018

Hombre pequeñísimo

La profesora Xiomara Feliberty Casiano condena el insulto de Donald Trump a una periodista latina

jueves, 6 de septiembre de 2018

La historia de un monumento

Xiomara Feliberty Casiano comenta sobre la tendencia política de plasmar en piedra los símbolos del poder y cuestiona qué materiales se usarían para plasmar la crisis o la miseria

jueves, 2 de agosto de 2018

El juego de la sillita

La maestra Xiomara Feliberty Casiano relata el absurdo de una oficina de trámites del Departamento de Educación

💬Ver 0 comentarios