Edna Lee Figueroa

Desde la Diáspora

Por Edna Lee Figueroa
💬 0

Los nenes con los nenes y las nenas con las nenas

Repita cual mantra nauseabundo. Recuerdo cuando era nena chiquita que lo decían. Hasta una tonada hay. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Sé que quien lo haya escuchado antes, así mismo lo está leyendo, con ese ritmo pegajoso. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Y cual autómatas lo decíamos de chiquilinas(es), como de juego. Pero eso se queda, en la parte de atrás del cerebelo. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Cuando se tiene una mente fuerte, la mencionada le da pichón. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

De nena me la pasaba con tó el mundo; corría patines, bicicleta por montañas de barro, me trepaba en las barras de los columpios. Mami se preocupaba porque no quería que me lastimara, pero no porque me pasaba con nenes. Me gustaba más estar con los nenes, a ellos los dejaban jugar más.  Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

En casa, mi querido Petete, era otra historia. (Se me está leyendo la edad con estas referencias). Yo a fregar, lavar baños, ayudar a recoger la ropa, etc. Mis hermanos, bien gracias. Uno de ellos hasta se creía con el poder de que una silla particular de la sala era suya y sólo él podía sentarse ahí. Conmigo estaba equivocado. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Yo me sentaba. Él me halaba fuertemente para sacarme. Yo, ahí, férrea. Firme. No era cuestión de la silla, era lo que la silla representaba, yo todavía sin saberlo, allí estaba. Me fui en huelga de brazos caídos. Mis hermanos terminaron ayudando también en la casa. Por un tiempo. Ya tú sabes… Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Nenas en Puerto Rico, no se dejen. No dejen que esas vainas de complejo de inferioridad o guille de superioridad les entre en el cerebelo. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Que ese mantra trillado, arcaico y obsoleto deje de existir en Borikén. Nenes que no tienen complejo, sigan sin tenerlo y rompan las cadenas clichosas de la desigualdad de género (femenino, masculino).

Nenes que tienen complejo, déjense de boberías y asuman que vivimos en el siglo XXI. Nenas que dejan que las dominen los complejos de los nenes acomplejao’s, las quiero férreas, sentadas en esa silla de la sala. Nenas sin el complejo mentao’, sigan así que van bien. Los nenes con los nenes las nenas con las nenas.

Usted nena, puede ser y hacer lo que le parezca, y tiene el derecho de que le paguen lo mismo por lo mismo en lo que trabaje el nene. No dejen que el ser nenas defina lo que son y quieren hacer. Yo sigo desde lejos, en solidaridad, en la silla de la sala.

Otras columnas de Edna Lee Figueroa

💬Ver 0 comentarios