Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Los “nerds” sofisticamos el béisbol

Hace unos años leí Moneyball, el libro que popularizó el uso de las matemáticas en el béisbol. Fue como si se abrieran los cielos y me llegara una revelación. Los Atléticos de Oakland tenían resultados muy positivos, inconsistentes con su bajo nivel de nómina. Era obvio que estaban utilizando una mejor metodología que les permitía un uso efectivo de sus limitados recursos financieros.   

Un equipo armado con las técnicas de hoy día anotaría muchas más carreras que los equipos de antaño si se enfrentara a una defensa armada con las ideas del pasado pre-sabermétrico. Hoy día se le da menos importancia al promedio de bateo. Los conceptos de “on-base percentage” (porcentaje de embasamiento) y “slugging” son mejores para explicar las carreras anotadas por un equipo.

El efecto práctico es colocar a Brett Gardner como bateador abridor en la alineación de los Yankees a pesar de su bajo promedio de bateo. Gardner recibe muchas bases por bola, por lo que tiene un buen “on-base percentage”. 

Hace tiempo que no se usan juegos ganados para medir si un lanzador abridor es bueno, particularmente si milita en un equipo que no batea. Así pues, Félix Hernández ganó el premio Cy Young de la Liga Americana con un récord modesto de 13 ganados y 12 perdidos, pero un impresionante récord de 2.27 carreras limpias por juego. 

Ahora se entiende que, en términos generales, más allá de 100 lanzamientos y cuando el lanzador va pasando por la alineación de bateo por tercera vez, su efectividad va bajando. Por lo tanto, hoy los equipos son armados con lanzadores que van cinco o seis entradas. En vez del bateador enfrentarse a un lanzador cansado en la séptima entrada se enfrenta a un relevista que tira sobre 95 millas por hora. 

Por lo tanto, aumentó la importancia de evaluar bien a un relevista. Si un relevista entra con las bases llenas y dos outs, permite un doble y luego cierra la entrada, su récord es de cero carreras limpias. Por eso, para medir un relevista se necesita medidas como el WHIP (promedio de bases por bolas más hits por cada entrada lanzada). Énfasis en métricas nuevas le permitieron a los Reales de Kansas City conformar un equipo de relevistas sólido (Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland) camino a la Serie Mundial. 

Y si un jugador tiene un historial de batear rolas siempre por la misma zona, entonces hace sentido utilizar el “shift” (reubicación defensiva) del cuadro interior. Contra cuál bateador utilizar el “shift” es resultado de un análisis matemático. 

La valorización de una propiedad requiere una inspección visual. Sin embargo, está fundamentada en cálculos matemáticos como el tamaño del terreno y los pies de construcción. Nadie compra una propiedad solamente basado en el ojímetro. En el béisbol, los tiempos del ojímetro pasaron.

Otras columnas de Vicente Feliciano

viernes, 3 de agosto de 2018

Tiranía en los condominios

El economista Vicente Feliciano declara que no es razonable que una mayoría simple altere asuntos de los condominios que pueden tener carácter permanente

martes, 24 de julio de 2018

Informe sesgado sobre la Ley Jones

El economista Vicente Feliciano explica el impacto de la Ley de Cabotaje en Puerto Rico, refutando une studio reciente

💬Ver 0 comentarios