Ileán Pérez Cruz

Buscapié

Por Ileán Pérez Cruz
💬 0

Los nuevos habitantes de Puerto Rico

Las maletas llevan días abiertas en distintas habitaciones. El gato se ha acostado en cada una, su favorita es la que está cerca de la ventana de cristal porque el sol le calienta los sueños y evita la pesadilla de la morriña.

La Rebe se va temprano en la mañana y regresa de forma esporádica durante el día y tarde en la noche. Los mimos son entonces a cuentagotas pero, quién lleva cuenta le contestó Mateo al cristal silente mientras tumbado de costado estira las cuatro patas, temblando, para luego volverse a ovillar, escondiendo la nariz entre las patas delanteras.

Rebecca se consiguió un trabajo en Austin y aguanta hasta solo días antes para empacar las tres cosas que se lleva, que incluyen a Mateo sin su cristal y con su morriña.

Mientras ella empaca hasta el polvo, otros, cuando se mudan, les encargan los animales a la suerte en la calle o encerrados en la casa. Crueldad colectiva porque a juzgar por los cadáveres en la calle, es lo más (a)normal del mundo.

Rob, se lo lleva pensando rato, desde enero. Si bien es cierto que el invierno de D.C. no le quita la paz, el calor a vuelta redonda tampoco. Y este trabajo sin salida dio lo que iba dar en ahorros. Puerto Rico, muy a pesar de su gente exotiquita a falta de mejor palabra (¿especialita?) se perfila como opción barata para crecer su nueva idea.

Además, termina por convencerse con páginas web caza extranjeros a lo LivinginPuertoRico.com que venden la ilusión de un paraíso fiscal de playas turquesa. Publicidad que va de la mano con las fantasmagóricas coberturas periodísticas de tragedias legislativas que expulsan la población.

Será posible que, mientras muere una generación, un gran pedazo se muda del país y la más joven se encarga de diezmarse solita en la calle, ¿estamos creando espacios para un nuevo habitante?

Los periódicos parecen estar de acuerdo, han perdido verticalidad para ser portavoces de este nuevo orden. La legislación que favorece al nuevo ciudadano, expulsa al especialito. La ciudad se derrumba y yo cantando.

Otras columnas de Ileán Pérez Cruz

domingo, 8 de octubre de 2017

La rutina quedó suspendida

La escritora Ileán Pérez Cruz comenta sobre cómo un fenómeno atmosférico ha trastocado una realidad

💬Ver 0 comentarios