Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

Los pro americanos no estadistas

El movimiento estadista en Puerto Rico, aglutinado desde el 1968 en torno al Partido Nuevo Progresista (PNP), opera sobre dos ideas que no son necesariamente ciertas: que la estadidad es para los pobres y que ser proamericano es sinónimo de ser estadista.

Creo oportuno que el cincuentenario de la fundación del PNP, creado un 23 de agosto de 1967, luego de que la estadidad obtuviera un importante desempeño en el plebiscito de 1967, debe servir a ese movimiento de punto de partida para modificar su mensaje en torno a sus aspiraciones con el gobierno estadounidense.

Ser pro americano no es ser estadista y para comprobarlo basta mirar hacia el Partido Popular Democrático (PPD), donde la mayoría de sus seguidores apoyan y valoran la actual relación de Estados Unidos con Puerto Rico y no son estadistas. Igual que muchos independentistas que valoran una buena relación con Estados Unidos desde la independencia y tampoco son estadistas. 

Así las cosas, vemos que la inmensa mayoría de los puertorriqueños -por razones diversas- valoran ese vínculo con Estados Unidos y aspiran cambiarla, bien por la vía de la estadidad, de una relación autonómica o de la independencia.

Traemos este asunto a la atención de ustedes ya que es tiempo de que se inicie una buena discusión sobre esa diferencia entre entre ser estadista y querer mantener buenas relaciones con Estados Unidos, una de las principales potencias mundiales y que está a corta distancia de esta isla.

El movimiento estadista en Puerto Rico a partir de la mitad del siglo pasado ha evidenciado un crecimiento significativo, apoyado en gran medida en un discurso de la dependencia y de los beneficios económicos de la estadidad y la ayuda que recibirían las personas en Puerto Rico si la isla es admitida como estado.

Desde los origenes del movimiento estadistas sus líderes han abogado por una relación política de tú a tú con Estados Unidos en la que la Isla tenga dos senadores y al menos cinco congresistas federales, además de trato igual a los demás estados en la asignación de fondos.

En ese planteamiento muchos líderes estadistas no hablan de las deberes y responsabilidades de esa incorporación como estado y lo que representaría en términos de aportaciones al erario federal.

Desde el fundador del PNP, Luis A. Ferré, hasta Carlos Romero Barceló y los líderes que le ha  seguido, el mensaje central ha girado en torno a las ayudas que se recibirán bajo la estadidad, al punto que Romero Barceló publicó un libro cuyo discurso central era que la estadidad es para los pobres.

En 1968 tras el apoyo recibido por la estadidad en el plebiscito, el grupo de estadistas que compareció, con Luis A. Ferré a la cabeza, fundó el PNP y ganó las elecciones generales de 1968, un hecho que rompió la hegemonía política de 28 años del Partido Popular Democrático en el gobierno, donde no había mucha diferencia entre los asuntos del partido y del gobierno, a pesar de los esfuerzos que hizo el último gobernador estadounidense en la Isla, Rexford G. Tugwell, para que eso no ocurriera.

Los estadistas en Puerto Rico, aunque ganan elecciones, en ocasiones todavía operan como minoría y en áreas como la cultura y la educación se sienten resagados, aún con el control del gobierno local. Y ahora con PROMESA y la junta territorial de control fiscal ni hablar.

Creo que el PNP debe iniciar desde ya una agresiva campaña para dejar claro que hay muchos puertorriqueños que atesoran las actuales relaciones con Estados Unidos, aún bajo la independencia, sin que eso sea un apoyo a la estadidad.

También creo que otro gran error que está cometiendo el liderato del PNP es repetir que ganaron el plebiscito de 2012 con un 61 % de los votos y que la más reciente consulta del verano pasado también la ganaron con el 97% de los votos.

La mala noticia para la comisión nombrada por el gobernador Ricardo Rosselló para cabildear en Washington por la estadidad es que tanto en la capital federal como en San Juan hay gente que analiza la información con cabeza fría y llega a sus propias conclusiones.

Esa parece ser la primera gran tarea que tiene ante sí esa comisión de la igualdad, creada por ley por el gobernador Ricardo Rosselló.

Otras columnas de Ismael Torres

domingo, 1 de octubre de 2017

Potenciales brotes después de María

El periodista Ismael Torres señala la preocupación sobre la salud y la higiene después del huracán, una tarea imprescindible por realizar

jueves, 28 de septiembre de 2017

A evitar las teorías conspiratorias

El periodista Ismael Torres reflexiona sobre cómo Puerto Rico enfrenta su reto más grande en más de un siglo tras el golpe del huracán María

viernes, 22 de septiembre de 2017

La radio y cuando volvimos a ser gente

El periodista Ismael Torres comparte vivencias de su participación en la cobertura radial durante el paso del huracán María por Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios