Emilio Colón Zavala

Tribuna Invitada

Por Emilio Colón Zavala
💬 0

Los retos de las viviendas

Aunque Puerto Rico tiene una de las tasas de dueños de hogares más altas de los EEUU, no es menos cierto que existe una cantidad importante de familias que no son dueños de su hogar. Esta cifra se estima en sobre 430 mil familias (31.10%). A esto se añade que más de la mitad de la construcción se ha realizado de manera informal, es decir, sin cumplir con los procesos de planificación y permisos requeridos por ley. Muchas de estas personas lamentablemente no cualifican para ayuda bajo la Ley Federal Stafford por lo que a FEMA no le queda más remedio que rechazar sus solicitudes de ayuda.

Una iniciativa propuesta por algunos es que los huracanes han resaltado la necesidad de actualizar el código de edificación. El código de edificación vigente se adoptó en marzo de 2011. Debido a la contracción que ha habido en la industria, menos del 0.5% de todas las viviendas aquí se han construido cumpliendo con este código. Es razonable pensar que la muestra es muy pequeña para que la causa de los daños haya sido un código “obsoleto” como algunos quieren llamarle. De hecho, análisis preliminares apuntan a que la vivienda formalmente construida, que se estima en 45% del total, no tuvo generalmente daños significativos en comparación con la informal. Por ende, el problema es más de cumplir con lo establecido que los requisitos en sí.

Debido a la lentitud, o falta de ayuda, estas personas ya han comenzado a reparar sus casas de la manera que saben, de manera informal. Esto mismo ocurrió luego del paso del huracán Georges, pero podemos dejar que los errores del pasado se repitan.

Por otro lado, existe un problema de accesibilidad a vivienda construida formalmente. Una familia con dos salarios mínimos a tiempo completo gana aproximadamente $30,000 al año. Esto es suficientemente alto para no cualificar para alquiler subsidiado y suficientemente bajo (en conjunto con otras obligaciones) para cualificar para una hipoteca que financie una vivienda. Además, aquellos que no están en la economía informal no cualifican para un préstamo hipotecario de acuerdo con los reglamentos federales.

Las personas, resolverán su problema de vivienda de una manera u otra. Si es muy oneroso o difícil, lo harán por la vía informal. Luego de los huracanes de 2017, es importante entender que el acceso a vvienda formal es un asunto de seguridad más que financiero. Urge enfocarnos en soluciones que logren maximizar ese acceso antes que volvamos a la comodidad del “status quo”.

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

martes, 5 de junio de 2018

A mejorar nuestras comunidades

El ingeniero Emilio Colón argumenta sobre la necesidad de construir nuevos hogares y mejorar la infraestructura de las comunidades tras el golpe del huracán María

💬Ver 0 comentarios