Luis Fortuño

Punto de vista

Por Luis Fortuño
💬 0

Los retos del nuevo gobernador

Los acontecimientos de las últimas semanas demuestran que cuando unimos voluntades, sin banderías políticas o divisiones, podemos cambiar el rumbo de nuestra historia. Esa misma unidad de propósito será necesaria ahora para echar adelante a nuestra isla. La persona que ocupe la silla de la gobernación enfrentará retos significativos producto de la declaración de quiebra en 2016, los estragos causados por el huracán María en 2017, y la inestabilidad política que culminó con la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

El primer gran reto será recobrar la confianza de nuestro pueblo. Como resultado de los hechos recientes, la legitimidad y autoridad moral de la figura del gobernador se vio gravemente lacerada. Para recuperar el respeto a la posición, la persona que la ocupe deberá buscar y contar con la participación de amplios sectores de nuestra sociedad, al igual que del liderato político. Podrá venir a implementar la política pública endosada en la última elección, pero no a imponer criterios a la fuerza. Su éxito dependerá de su compromiso con la transparencia y rendición de cuentas como fundamentos esenciales en la administración pública. Para lograr mayor transparencia y combatir la corrupción, se requerirá de cooperación estrecha entre el gobierno estatal, incluyendo la Oficina del Contralor y la de Ética Gubernamental, y entes federales como la Fiscalía Federal y el FBI.

El segundo reto requiere restablecer la credibilidad perdida fuera de nuestras costas. Cuando perdimos el crédito en 2014 y declaramos quiebra en 2016, nuestra credibilidad en Washington, los mercados de capital y ante posibles inversores se desplomó. Invertir en un lugar que incumple con sus obligaciones es difícil. Más complejo aún es hacerlo ante las alegaciones de corrupción y crisis de gobernanza que hemos experimentado y que son conocidas alrededor del mundo.

Nuestra economía está creciendo artificialmente gracias a las aportaciones de emergencia federales. Dichos fondos, y los de otros programas federales, se han puesto en jaque. A nadie debió extrañar que la semana pasada FEMA anunciara controles en el desembolso de fondos asignados para la reconstrucción. En Washington se habla de designar un coordinador federal para manejar los sobre $40,000 millones destinados a Puerto Rico por el huracán María. Restricciones adicionales podrían ser impuestas en otros programas federales y habrá renuencia a nuevas asignaciones. Recordemos que dichos fondos provienen de las contribuciones que ciudadanos en los 50 estados pagan al gobierno federal. Póngase en la posición de uno de esos congresistas o senadores y pregúntese si usted no exigiría lo mismo.

Quien sustituya al gobernador deberá establecer un plan detallado para asegurarle al gobierno federal el manejo adecuado de cada centavo que recibimos. Una vez dicho plan se formalice, deberá ir a Washington, sentirse cómodo en presentar el mismoy atender las serias dudas que se han levantado en torno a nuestra capacidad para manejar dichos programas federales.

Además, existen grandes dudas entre ejecutivos de empresas multinacionales que han invertido en la isla, sobre la gobernabilidad y estabilidad de Puerto Rico. Estas dudas deben ser atendidas urgentemente. Dicha persona debe poder comunicarse con estas personas, y proyectar aplomo y aptitud gerencial. También tendrá que reconstruir puentes con el sector privado y organizaciones sin fines de lucro locales.

Aquellos que son parte del proceso de transición y la designación de quien sustituya al gobernador deben entender los retos que dicha persona enfrentará. Estamos en una encrucijada histórica que requerirá del desprendimiento y buena fe de todos. Confío que con la ayuda de Dios y de cada uno de nosotros, el resultado será positivo para Puerto Rico.

Otras columnas de Luis Fortuño

viernes, 13 de septiembre de 2019

Un arma contra la pobreza

El exgobernador Luis Fortuño defiende el programa de vales educativos

💬Ver 0 comentarios