Ángel Ortiz Guzmán

Punto de vista

Por Ángel Ortiz Guzmán
💬 0

Los servicios notariales son esenciales

El 15 de marzo de 2020, la gobernadora, mediante orden ejecutiva, declaró un toque de queda para todos los puertorriqueños y restricciones en toda la actividad económica de la isla como consecuencia de la pandemia del coronavirus. 

Como consecuencia de la orden de la gobernadora, el Tribunal Supremo de Puerto Rico emitió una Resolución la cual reconoció que es fundamental garantizar la disponibilidad de los servicios ofrecidos por el notariado puertorriqueño, que son indispensables durante el transcurso de esta emergencia. Sin embargo, la Resolución limitó la actividad notarial a la autorización de testamentos, poderes, directrices anticipadas de tratamiento médico y la legitimación de documentos relacionados al traslado de menores fuera de la jurisdicción y aquellos que inciden en el bienestar de los ciudadanos, como, por ejemplo, alimentos, ingresos, hogar y servicios de salud.

Al presente, la gobernadora de Puerto Rico no ha reconocido que los servicios notariales son esenciales para la ciudadanía y a pesar de haber modificado su orden ejecutiva en varias ocasiones no ha incluido a los notarios y notarias entre los servicios que pueden ofrecerse sin las restricciones de movimiento que establece la orden ejecutiva. 

Los servicios esenciales que ofrecen los notarios a la ciudadanía son más que la autorización de poderes, testamentos y directrices sobre tratamiento médico. Los servicios ofrecidos por los notarios incluyen la autorización de escrituras de compraventas, donaciones, emancipaciones, matrimonios y divorcios y capitulaciones matrimoniales, entre otros muchos. Es necesario que la gobernadora modifique la orden ejecutiva para reconocer que la función de los notarios es una esencial y, por ende, sea incluida dentro de las excepciones autorizadas. 

Por su parte, la Rama Judicial debe reconsiderar su Resolución para eliminar las restricciones al ejercicio del notariado permitiendo que cada notario, en el ejercicio de su autonomía e independencia, decida qué documentos notariales puede y desea autorizar. Los notarios, igual que otros trabajadores que salen a la calle, deberán cumplir con todos los protocolos dirigidos a proteger su salud y seguridad y la de aquellos que requieran sus servicios para evitar la propagación y el contagio del COVID-19. 

Estoy convencido de que, si la gobernadora enmienda la orden ejecutiva tal cual hemos mencionado anteriormente, el Tribunal Supremo hará lo propio para permitir sin restricciones el ejercicio de la notaría en Puerto Rico. De hecho, este camino permitirá contribuir al fortalecimiento de la economía mediante la apertura gradual de otras actividades en las que participan los notarios relacionadas con los sectores de bienes raíces y de la banca hipotecaria.

El mundo ha cambiado como consecuencia del coronavirus. No empece a ello, los notarios somos profesionales del Derecho que ejercemos una función pública que ha sido delegada por el Estado para dar fe y autenticidad a los negocios jurídicos y los actos y hechos que ante nosotros se realicen. Como parte de esa función es necesario interpretar la voluntad de las partes y acompañar a nuestra ciudadanía a través del asesoramiento dándoles seguridad y tranquilidad en estos tiempos de tanta incertidumbre y dolor. Doy fe que así lo haremos.

Otras columnas de Ángel Ortiz Guzmán

💬Ver 0 comentarios