Hiram Sánchez Martínez

Punto de vista

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

Los zapatos de Wanda Vázquez

Cuando el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, fue elegido obispo de Roma (papa), una de las primeras cosas que hizo fue anunciar que se quedaría viviendo en su hospedaje de Santa Marta y no en el Palacio Apostólico de El Vaticano, residencia oficial de los papas. Explicó que quería que los feligreses continuaran percibiéndole como un clérigo más y, de ese modo, sentirse más cerca de ellos. Lo otro que hizo fue negarse a utilizar los zapatos rojos que los papas han calzado durante siglos como símbolo de poder y, en cierta época, no solo del poder eclesiástico. Así que continuó utilizando como siempre los zapatos negros comunes y corrientes que trajo de Argentina. Dos gestos de humildad muy pequeños, pero repletos de simbolismo.

En sus primeras horas de trabajo, la gobernadora Wanda Vázquez Garced siguió ese ejemplo al anunciar al país que intentaría continuar viviendo en su residencia privada y que el Palacio de Santa Catalina fuera simplemente su lugar de trabajo y el de los asuntos protocolarios. Fue y ha sido una decisión muy celebrada que la gente comenta y ha visto con buenos ojos. Con ese gesto de humildad ha enviado un mensaje distinto, que tanta falta hace entre un pueblo que siempre ha visto a sus políticos con la sospecha de querer lucrarse de los beneficios asociados al desempeño de los cargos públicos.

Hasta el presente, la gobernadora Vázquez Garced ha incorporado otro estilo de gobernar. Reaccionó rápidamente a los indicios de sospecha de cierto contrato millonario en la Autoridad de Energía Eléctrica, recibió en La Fortaleza y se sentó a dialogar con los líderes magisteriales del país, visitó la escuela pública en donde ella estudió y ha asegurado que no busca con sus actuaciones la ganancia personal de votos, pues no se presentará como candidata a la gobernación en el 2020. Ha sido realmente un suspiro de alivio que haya respetado el orden de sucesión dispuesto por la Constitución y que nos evitara otras jornadas de tensión social. Por eso, no debe sorprenderle a nadie la raquítica “demostración” para obligarla a renunciar, convocada por algunos inconformes con ella —que hubo el viernes siguiente frente a la mansión ejecutiva—. Además, hizo muy bien al ordenar la remoción de las vallas de la Policía a la entrada de La Fortaleza.

La gobernadora Vázquez Garced apenas comienza estos diecisiete meses finales del cuatrienio y lo hace con el pie derecho. Mas si quiere ser exitosa y lucir veraz durante el resto de su gobernación, deberá identificar cuáles son los zapatos rojos que han calzado por años sus predecesores, para que se los quite. En su caso, habrá quien diga, que los zapatos heredados son azules. Y de eso se trata, de descalzarse de los zapatos de colores asociados a las políticas anteriores, especialmente las partidistas. Deberá calzar los zapatos que requieren la marcha hacia una sana administración pública, para que el pueblo pueda recuperar la confianza en su gobierno.

En este caminar debe desprenderse de sus zapatos rojos —o azules— y reemplazarlos por aquellos con los que el pueblo se sienta cómodo y más identificado, aquellos que puedan continuar ganándole el respeto y la admiración del país. Deberá anteponer la dignidad del ser humano y la búsqueda del bien común en toda decisión, y sacudirse de toda otra consideración. Sobre todo, deberá ser ejemplo de nuevos estilos en el comportamiento público y privado, y demostrar de ese modo, que el trato entre los puertorriqueños puede ser honesto, respetuoso y sosegado.

Somos un pueblo pobre que ha querido darse vida de pueblo rico a base de préstamos que no puede pagar y, también, de transferencias federales que el presidente Trump amenaza con restringir. El reto que le aguarda a la gobernadora Vázquez Garced es grande; el esfuerzo que requiere es mayor. Su éxito o fracaso también será el nuestro.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

viernes, 8 de noviembre de 2019

El cuero duro de los jueces

En ausencia de un lenguaje que, por sí solo, constituyese delito, no debe penalizarse a quien delate funcionamientos irregulares o detrimentales al bien público, advierte Hiram Sánchez Martínez

viernes, 25 de octubre de 2019

Los méritos de una grabación

Quizás ha llegado la hora de que el Tribunal Supremo revisite este asunto para que decida si debe establecer una norma que sopese mejor los intereses involucrados en el ejercicio del derecho a la intimidad, escribe Hiram Sánchez Martínez

lunes, 21 de octubre de 2019

Adiós a las FURA

El licenciado Hiram Sánchez explica el origen y desarrollo de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción para combatir el narcotráfico en la isla

viernes, 11 de octubre de 2019

Investigación sí, carpeteo no

Hiram Sánchez Martínez dice estar seguro de que los jueces estarán atentos para evitar que se caiga nuevamente en la persecución de personas o grupos marcados de antemano por su ideología

💬Ver 0 comentarios