Miguel Laureano

Tribuna Invitada

Por Miguel Laureano
💬 0

Lupa a las telecomunicaciones

El huracán María dejó distintas huellas en la vida de cada puertorriqueño… ha cambiado nuestros paradigmas. Sólo hay que ver y hablar con nuestros abuelos y comparar lo que para ellos era esencial antes y después del embate de huracanes potentes, y lo que es necesario para nosotros hoy día.  Para nuestra generación es vital el restablecimiento de los servicios de agua y de luz tanto como la necesidad de restablecer las redes de información y  la telefonía.

Todos sentimos la ansiedad, impotencia, frustración y hasta temor por no poder llamar o enviar mensaje de texto tras el paso de María.  Estuvimos limitados de poder comunicarnos con las agencias el Gobierno para pedir ayuda o asistencia y para informar alguna situación de peligro, emergencia o necesidad en nuestras comunidades, en los centros de cuidados, en los albergues y hospitales; la economía y negocios se vieron duramente afectados en sus operaciones por la falta del sistema de comunicaciones. 

Esto es parte de lo que ha motivado al Senado a iniciar investigaciones y análisis en vistas públicas sobre   los planes de contingencia de las compañías de telecomunicaciones. No buscamos culpables, sino establecer planes dirigidos a mejorar el sistema para asegurar que no se repita el colapso en las redes de comunicaciones.

El Proyecto del Senado 711 eleva a “servicio esencial” las telecomunicaciones igual al agua y la luz. Creo que no existe oposición a que elevemos a esa categoría el sistema de las comunicaciones cuyo único propósito es el de avanzar en la recuperación después de una emergencia.

Nuestra Comisión de Innovación, Telecomunicaciones, Urbanismo e Infraestructura está atendiendo los reclamos de los ciudadanos. A los efectos, ya hemos convocado a vistas públicas a la Junta de Planificación, Junta Reglamentadora de Comunicaciones, firmas privadas de telefonía, a fin de auscultar la situación con el servicio. Hemos ido también ante la FCC a solicitar toda información que complemente nuestra investigación.

La falta del servicio también nos ha mantenido vigilantes de que las empresas cumplan con los créditos que han anunciado, y la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones se nos ha unido en este esfuerzo.

Sabemos que las compañías ven con reserva la legislación bajo análisis porque, como planteó una de éstas, “está basada en la frustración”. Ciertamente, es frustrante no poder salvar una vida o socorrer a una familia por una  llamada que no progresa, un mensaje que no sale, un correo que no llega.

Les recuerdo aquella llamada desde Toa Baja  a una emisora radial que logró la movilización del Gobernador y rescatistas para salvar a decenas de familias afectadas por un mar de inundaciones repentinas.

María, nos debe servir para reconstruir y mejorar todo servicio esencial en nuestra Isla…sólo así nos mantendremos de pie.

Otras columnas de Miguel Laureano

lunes, 29 de enero de 2018

La nueva ley de telecomunicaciones

El senador Miguel Laureano destaca los beneficios de la nueva ley sobre telecomunicaciones como un servicio esencial para el país

💬Ver 0 comentarios