Gloribel Delgado Esquilín

Tribuna Invitada

Por Gloribel Delgado Esquilín
💬 0

Machete 101

Me tomó dos semanas perderle el miedo al machete. Fue el segundo día en la finca cuando encontré un machete adecuado para bajar un pastizal. El que llevé era corto y liviano. Pero no era el machete para cortar maleza. El mío era para cortar lechón.

Quienes nos criamos lejos del campo, desconocemos la amplia variedad de machetes: sable, perrillo, daga, para cortar cocos o carne. Así que tan pronto Ian Pagán Roig, agricultor y experto en el tema, explicó en clase la diferencia, escondí mi machete entre las botas.

-“La Trinidad perfecta es machete, garabato y lima”, explicó el agrónomo y fundador de la escuela de agroecología, El Josco Bravo. De todos, el ideal para desyerbar es el machete sable. Largo, de hoja fina, conocido por usarse en el corte de caña, porque es liviano y tiene más alcance.

El mío no daba la talla, por lo que decidí esperar hasta la próxima clase, cuando un compañero me prestó el suyo.- Cuidao, que está amolao, fue la advertencia de Félix Meléndez, experto en faenas agrícolas, tan pronto lo agarré.

Era el machete que debía dominar. Con temblor en las manos, comencé a cortar pasto. Machete en la derecha. Garabato en la izquierda. Pierna derecha al frente. Izquierda atrás. Fuerza abdominal en cada zarpazo.

Con cada movimiento, aproveché para canalizar frustraciones y malos ratos. Terapéutico. Aunque bien adentro, también toreaba una batalla interna. Entre corte corte, se coló el miedo. Y si me corto una pierna, si sale una culebra del pastizal, si se suelta la navaja del cabo y le vuelo la cabeza a algún compañero atrás. Luché por concentrarme. Enterré mi sombrero hasta las orejas y con el panorama de pasto alto de frente, corté por más de tres horas sin parar. Fue poderoso. Liberador. Pude.

Otras columnas de Gloribel Delgado Esquilín

jueves, 18 de abril de 2019

Sancocho bravo

Gloribel Delgado Esquilín relata la gratificación de preparar y compartir el fruto del esfuerzo agrícola propio

domingo, 7 de abril de 2019

Adriana

Gloribel Delgado Esquilín relata parte de la dinámica cotidiana de Adriana, una joven de 25 años que estudia agroecología y vive en paz respetando la tierra

viernes, 29 de marzo de 2019

Primavera agrícola

Gloribel Delgado explica detalles del cultivo agrícola en estos meses cuando “crecen los vegetales contentos”

💬Ver 0 comentarios