Marcelino Acevedo

Tribuna Invitada

Por Marcelino Acevedo
💬 0

Madres, un ejemplo inspirador para toda la vida

“El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre” (Napoleón Bonaparte).

Cuando me pongo a pensar en todas las oportunidades que he podido disfrutar en mi vida y también en los sueños que quiero cumplir en un futuro, no puedo dejar de pensar en los sacrificios que ha realizado mi madre por mí. Sobre todo, pienso en su apoyo incondicional y en su ejemplo único e inspirador. Lo mismo que seguramente les ha ocurrido a muchas personas, a celebridades, grandes inventores, pintores famosos, etc.

Estoy seguro de que, para la gran mayoría de personas, su madre representa ternura, sinceridad, franqueza, protección, alegría, motivación…La única persona de verdad con quien puedes contar siempre y que nunca te falla, tanto en los momentos felices como en los malos. Por eso, estoy de acuerdo con la frase de que madre no hay más que una.

Cuando era pequeño, mi madre me decía: “Si te haces soldado, llegarás a general; si te haces cura, llegarás a Papa. Yo quería ser pintor y he llegado a Picasso”.  (Pablo Picasso).

Mi madre para mí lo significa todo. Ha sido el pilar de mi casa, un ejemplo de resistencia física y superación. A pesar de lo dura que ha sido la vida para ella, siempre ha demostrado su fortaleza, tenacidad y esfuerzo constante. Se levantó de la nada sin tener acceso a una educación básica completa. Sin saber leer y escribir, me educó de forma sobresaliente. Hizo todo lo imposible para que yo accediera a cosas que ella nunca tuvo. Es la hermana mayor de una familia numerosa de 15 hermanos. Pasó por muchas dificultades pobreza y de salud en su niñez.

Hoy, en mi madurez y ahora que también soy padre, me doy cuenta de la magnitud de las dificultades que tuvo que pasar. Y valoro mucho más su sacrificio por mí y su dedicación plena. Verdaderamente, me siento afortunado y estoy orgullo de poder llamarle madre. Realizó todo tipo de trabajos para sacarme adelante y criarme. Limpiando casas, cuidando enfermos, confeccionando y vendiendo pasteles puertorriqueños. En mi infancia tuve siempre todo lo que necesitaba en cada momento. Ropa a estrenar cada año para ir a la escuela, libros, aunque sobre todo lo que más recuerdo y estimo fue su apoyo incondicional. Podría decir que no me soltó de las manos ni en las curvas más peligrosas.

La importancia de la madre en la vida de cada persona

Sé que gracias a su esfuerzo he podido lograr grandes logros académicos y profesionales. Y lo que es más importante, ha conseguido que en mí persona existan grandes valores. Sobre todo, se preocupó en arraigar en mí el desprendimiento de ayudar a los demás y a sacar para delante a mi familia. Valores que también quiero inculcar a mi hijo.

Seguramente, que cualquier persona como yo, ante las responsabilidades familiares y profesionales que debe asumir, pensar en su madre, le puede servir de fuente de inspiración. ¿Cómo podían llevar tantas cosas a la vez, sin quejarse? La verdad es que son un ejemplo a seguir y serán siempre una parte importante de todo lo que hagamos en nuestras vidas. Toda persona para su desarrollo y formación debe conservar recuerdos y lecciones de su madre si quiere tener éxito profesional, así como lograr una familia feliz y prospera. No existen escuelas, ni libros donde puedas encontrar mayores sabidurías que en los consejos de una madre.

Pienso que la importancia de las madres en la sociedad debe elevarse como corresponde. Algunas veces, el papel de la madre no se encuentra suficientemente valorado por la sociedad y la propia familia. Además, debemos ser capaces de continuar con esa labor y seguir trasmitiendo sus enseñanzas con el mismo amor, generosidad, altruismo y bondad como lo hicieron con nosotros.

Para mí, no hay nada comparable con la tarea educativa que realizó conmigo mi madre. A ella le debo todo y esta reflexión, además de servir para ayudar a otras personas a valorar a sus madres, es también es un homenaje de agradecimiento personal a Doña Delia.



Otras columnas de Marcelino Acevedo

jueves, 6 de septiembre de 2018

El amor propio: nueva pista de aterrizaje

El profesor Marcelino Acevedo declara que el amor propio es fundamental para ser feliz, tener una vida prospera y ser afectivo con los demás

miércoles, 11 de julio de 2018

Preparando el camino futuro

El profesor Marcelino Acevedo Salas detalla la relevancia de construir un mundo mejor para la generación futura.

💬Ver 0 comentarios