Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Mako Oliveras: manager para todas las épocas

Ahora que Puerto Rico está en la cresta de la ola de managers en las Grandes Ligas, es menester recordar que el primer latino fue el cubano Mike González, interinamente con San Luis, en 1938, seguido de sus compatriotas Preston Gómez y Cookie Rojas, ambos en los sesenta, setenta y ochenta.

Sin embargo, el centro de esta columna es Mako Oliveras, para mi el mejor dirigente que ha tenido este país, con siete títulos en la liga invernal, y un peregrinar como piloto en Triple A y coach en MLB.

Cuando Edwin Rodríguez fue el primer boricua en ser capataz con Miami Marlins, en 2010, siempre se había creído aquí que Mako, con 65 años a la sazón, habría sido el primero por sus conocimientos y atrevimiento, lo que actualmente sería pecado mortal por la implantación de la maqueta analítica.

Él, agresivo por naturaleza, gustaba del toque, del robo de base, de cualquier táctica que surgiera de su sexto sentido. Pero su rebeldía y, hasta cierto punto extravagancia, le fue cerrando sus puertas a las Mayores, aunque él jamás se ha arrepentido y jura que su estilo lo repetiría siempre, pues dirigir por el libro no le pellizcaba su cerebro y optaba mejor por las corazonadas.

Mako, a quien conozco desde que triunfó en la liga Babe Ruth, en su adolescencia, al igual que Terín Andino, Joe Laborde y Georgie Santos, firmó como antesalista con Cataño, cuyo apoderado era Tarilo Ruiz, pero como jugador jamás pasó de la Doble A, más que todo por la flaqueza de su bateo.

No duda en afirmar que su mentor fue Preston Gómez, cuyo nombre era Pedro, y quien al igual que Mako no brilló con el madero.

Estrellas grandesligueras como Dickie Thon, que fue su compañero con Bayamón en su debut en 1975, y Carlos Baerga, no se cansan de colmarlo de elogios por su método liberal y su personalidad extrovertida.

Si bien es cierto que Alex Cora y Dave Martínez, de sangre puertorriqueña, vienen de triunfar en la Serie Mundial con Boston y Washington, en 2018 y 2019; y Charlie Montoyo, manda en Toronto, cerrando Carlos Beltrán, recién firmado por los Mets, estoy seguro que todos ellos reconocen el alto IQ beisbolero de Mako, quien ha regido con la alegría, energía y arrojo de un niño precoz.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Andy Ruiz no es una manzana acaramelada

Chu García comenta sobre el potencial del púgil Andy Ruiz, un caso atípico porque su sobrecarga de libras no le quita velocidad y soporta castigo

viernes, 29 de noviembre de 2019

Asequible el trono de NBA para los Clippers

Hace años que este equipo ha estado amenazando con titularse en la NBA, pero por hache o por erre se han quedado a la vera del camino en el Oeste, conferencia minada por la calidad extensiva.

jueves, 28 de noviembre de 2019

Piezas sueltas del rompecabezas Barea

Hace unos días, aprovechando la amistad que tiene con él, José Juan Barea le preguntó a su coach, Rick Carlisle, por qué no recibía algunos minutos de acción, y este, sin responderle claramente, raro en su personalidad vertical, le dejó entrever que se debía a órdenes del alto mando gerencial que deseaba desarrollar a los armadores más jóvenes, tales como Jalen Brunson y Delon Wright, además de Seth Curry, que es empleado más como escolta.

💬Ver 0 comentarios