Eduardo Villanueva

Tribuna Invitada

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Mapeyé, patrimonio nacional

Mapeyé celebra 40 años de fundado. Cuando Antonio Rivera y su grupo se organizaban para crear música nuestra y difundir la poesía y las canciones de nuestros creadores más ilustres, buscaban un nombre para su grupo. Frente a Brunilda García, egregia patriota y dramaturga, viva en su obra trascendente, tocaron un ritmo criollo que ella consideró creativo y rítmico. Les dijo: eso es un Mapeyé, así se debe llamar el grupo y así se llama hasta el sol de hoy. Mapeyé ha recorrido el mundo, dando lustre a la patria. La Fundación para la Música Popular describe su trayectoria así:

“El cultivo de la décima cantada e improvisada como parte importantísima de nuestra tradición cultural es una constante en el grupo. No solo las finas expresiones de nuestros más laureados poetas, sino también las de nuestros poetas populares o trovadores. De esta manera se demuestran las distintas variantes de seis y aguinaldo y otros géneros que se interpretan en los distintos pueblos de la isla. Unido a este empeño está el de difundir las expresiones musicales de nuestros compositores en los ritmos de danzas, mazurcas, valses, pasodobles, boleros, pasillos, criollas, polcas, marumbas y guarachas, entre otros. El efecto que se logra con la armonía de los cuatros, imparte a las creaciones musicales una fuerza expresiva estéticamente equilibrada, sin que pierda su carácter de pueblo”.

Cuando presencio músicos virtuosos como los de Mapeyé miro a cada uno para ver cuál goza más al ejecutar su instrumento. En algunos conjuntos o cantantes, hay cierta automaticidad que no conecta con la sensibilidad del pueblo. Con los músicos de Mapeyé, el ejercicio que describo es difícil de hacer y obliga a observar el conjunto. Tony Rivera canta con el corazón, con seriedad franciscana y mística de pedagogo. Gilberto, guiriando, dirige el ritmo. El segundo cuatro, con cara eterna de joven, sonríe mientras trata de tocar el cuatro, acariciándolo más bien. El del bongó parece un entrenador de caballos de paso fino porque los cimbra con una armonía rítmica como un trote constante al gusto de la percusión. Carlos Martínez toca la guitarra con la agudeza del cuatro. Con una sonrisa de placidez y ojos agudos que auscultan cómo el público percibe la música.

Junto a Antonio Rivera, la banda estaba formada por Juan Pablo Rosario, Neftalí y Héctor Ortiz, seguidos por otros a medida que evolucionaban y se les llamó: “La Orquesta Criolla Nacional”. En diferentes épocas, trovadores de prestigio y creadores como Roberto Silva, Omar Santiago, Casiano Betancourt y Chavela, han cantado e improvisado en tarima, tanto a nivel nacional puertorriqueño, como a nivel internacional, haciendo una sincronía policromática que los enaltece, para gloria de nuestro pueblo.

El patriota da sin reparos de su talento, ofrenda el trabajo, crea resistencia, arriesgando hasta la vida por un ideal, en especial, el de la justicia y la libertad. No hay causa justa en la que Mapeyé no haya estado presente, cuando se le requiere y cuando ellos han sentido el llamado del espíritu frente a la injusticia. Vieques, nuestros presos políticos, las comunidades en lucha ambiental, nuestros músicos y la cultura amenazada, son parte de las muchas luchas que ellos han defendido con denuedo. El dos de febrero en el Teatro Tapia hay que ir a verlos, en un acto de reciprocidad amorosa y agradecimiento patrio. “Decía Don Pedro: A los pueblos se les puede perdonar todo menos la ingratitud”.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

lunes, 18 de marzo de 2019

La agenda de Puerto Rico

El abogado Eduardo Villanueva expresa que los que dicen que el Movimiento Victoria Ciudadana es chavista, madurista o castrista, solo apelan al miedo

💬Ver 0 comentarios