Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

Máquina de violencia

La violencia, como recordatorio perenne de lo que significa estar vivo, provoca entre los supervivientes toda suerte de posturas. Lamentablemente, en su mayoría, igualmente violentas respecto al victimario.

A diario nos hacemos eco de las elucubraciones legislativas y, cual coro medieval, se concluye que todo se resuelve con un número mágico en la condena. Qué hay que aumentar las penas. Eso dicen nuestros desatendidos representantes mientras ignoramos aspectos sociológicos de la criminalidad como lo son el maltrato, la pobreza y la falta de educación.

Nuestra respuesta ante el criminal ha sido olvidarnos de este, y desentendernos de los elementos que le llevaron en primer lugar a delinquir. Formamos parte esencial del engranaje que mantiene la maquinaria cíclica del reincidente. Como sociedad, hemos fracasado en rehabilitarnos… en rehabilitarles. Enfocados en mantenerles encerrados por el mayor tiempo posible, descartamos atender las necesidades particulares de nuestras poblaciones en el sistema penitenciario.

Por ejemplo, en Puerto Rico, un estudio realizado en 2016 concluyó lo que a todas voces sabemos: carecemos de un plan serio para trabajar con la población de confinadas. No contamos con un programa habilitador que visualice y trabaje desde la singularidad propia de la población penal femenina. Como bien denuncia la trabajadora social, Milagros Rivera Watterson, nuestras confinadas son ignoradas.

Bien podríamos examinar iniciativas de otros países. Por ejemplo en Tailandia, en la ciudad turística de Chiang Mai, las mujeres confinadas asisten a escuelas de reintegración social para certificarse en distintas profesiones ligadas a la industria turística. En un sincero ejercicio de sinergia, la ciudad visibiliza a sus confinadas a la vez que facilita un proceso de reinserción a la libre comunidad.

Nuestras confinadas y confinados pueden que tengan como elemento común, un pasado violento. Nuestra respuesta como sociedad debería ser brindarles un presente rehabilitador.

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

lunes, 17 de junio de 2019

Sin bajar la guardia

Ana Teresa Rodríguez Lebrón llama estar atentos a posibles intentos de limitar derechos

jueves, 30 de mayo de 2019

Los de aquí y los de allá

Ana Teresa Rodríguez Lebrón señala que "no somos más puertorriqueños por habernos quedado; tampoco lo es quien salió antes o después"

lunes, 20 de mayo de 2019

Raquel y Yomaira

Ana Teresa Rodríguez Lebrón reflexiona sobre la violencia contra las mujeres y la indiferencia gubernamental y de los ciudadanos

💬Ver 0 comentarios