Carlos A. Borelli

Tribuna Invitada

Por Carlos A. Borelli
💬 0

¿María como el chivo expiatorio?

¡Qué será de un pueblo donde le estrujan en la cara de que piden y no hacen nada por ellos mismos, pero no les dicen de la desigual salida de capital producida por manos puertorriqueñas y del cual nada de dichos ingresos se invierten en nuestra economía!

¿Qué hay de las ganancias multimillonarias de la Marina de los Estados Unidos, la más ineficiente del mundo y altamente poco efectiva vs. su costo? Representamos sobre el 30% del mercado de estas, mientras el resto del mundo las rechaza por lo antes expresado.

Nosotros estamos obligados, se nos ha impuesto ello sin consideraciones de cuanto encarece el costo de vida de un pueblo de cerca de 3.5 millones de habitantes en una Isla que de la única manera que recibe sus provisiones para vivir y sobrevivir es a través de dichos barcos.  Ahora, están en peligro cerca de 250,000 empleos directos por la reforma tributaria de los Estados Unidos que desprotegerían nuestras ventajas competitivas en atraer y mantener una serie de industrias que producen empleos a puertorriqueños para que puedan dignamente llevar un sustento a su hogar y familia. 

¿Ahora nos ven como una carga, como un obstáculo, una molestia, pero, por que no viran la moneda y aprenden de todas las ventajas y aprovechamiento de nuestra "aparente" relación política que no ha sido más que una farsa y mentira para, como siempre, proteger y evitarle problemas a la metrópoli? Negociar no es imponer. Ayudar no es aparentar. Sepan ustedes, tanto las diferentes administraciones de gobierno locales, como las de la metrópoli, que todas tienen el deber moral de estar comprometidas con resolver nuestros actuales problemas, financieros, de emergencia y de reconstrucción.

No fue el huracán María el chivo expiatorio sino la realidad que lamentablemente hizo falta para desenmascarar muchas realidades solapadas de lo que por décadas hemos vivido maquilladas por la politiquería e intereses electorales y particulares. Llega el momento de basta ya. Si, todos tienen un deber moral y ministerial de ayudar y luego el reconstruir con la mayor cantidad de recursos que se necesiten. Mucho más han obtenido de nuestro pueblo, contribuyentes y ciudadanos. Hasta sangre hemos derramado, mucha más, que la derramada por los mismos habitantes de la nación continental en sus conflictos armados y guerras que en muchas de ellas apelan a la propaganda del patriotismo para adormecer conciencias y venderles la propaganda de que ser estadounidense tiene que ver con ir a combatir a conflictos armados y no, en hacer de la nación una prospera y fundamentada en los objetivos y propósitos de los padres fundadores de solidificarse en una gran nación plantada en la tolerancia de la diversidad de razas y en la paz. El país está en manos de los responsables de lo que somos hoy día. Seguimos esperando, firme, con resiliencia, cierta paciencia, pero, no en sumisión. "Don't push it" fue una frase utilizada en una ocasión ante una vista del Congreso de parte del padre del gobernador actual. Yo les repito la frase una vez más. Tomen en consideración que ya los velos que cubrían la farsa y mentiras acomodaticias, se los llevaron los vientos huracanados de María. Hoy, no hay antifaz. No esperen la misma actitud del 2000.

Otras columnas de Carlos A. Borelli

martes, 28 de noviembre de 2017

¿María como el chivo expiatorio?

Carlos A. Borelli Espinoza escribe sobre la colonia soslayada y la encrucijada Boricua tras el golpe del potente huracán María

💬Ver 0 comentarios