Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

María derrumbó el deporte profesional en la isla

Ni el deporte puertorriqueño se escapó de la furia del huracán María, que dejó a nuestras ligas profesionales en un estado comatoso del cual será muy difícil salir.

El primer torneo en levantar la bandera blanca fue el del Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSNF). Este diario reportó que el director general de la liga, Luis Gabriel Miranda, determinó cancelar el resto del torneo, que inició el pasado 13 de septiembre. La cancelación, que aún no se ha hecho oficial, cae como un balde de agua fría para una liga que en los últimos años ha crecido en el ámbito deportivo, produciendo muchas de las jugadoras que llevaron a la Selección Nacional a una histórica clasificación mundialista. Ahora, nuestras baloncelistas se quedan sin taller de manera indefinida.

Mientras, la Liga de Voleibol Superior Masculino (LVSM) aún no ha anunciado cuál será su plan de acción. El torneo tiene franquicias en pueblos como Adjuntas, Yauco y Naranjito, que fueron algunos de los más afectados por María.

Por otro lado, las fotos que han salido a relucir en las redes sociales de los estadios de béisbol hablan por sí solos. Las instalaciones, sencillamente, no están en condiciones para iniciar la temporada el 15 de noviembre.

En el Yldefonso Solá Morales de Caguas, hay torres de luces en el terreno. Mientras, el terreno del estadio Roberto Clemente Walker de Carolina se inundó por completo, creando una enorme laguna. En el caso del estadio Hiram Bithorn de Hato Rey, desde la autopista se notan varias luces en las torres fuera de lugar.

En cuanto al fútbol, todo apunta a que el Puerto Rico Football Club tendrá que buscar un hogar temporero, fuera de la isla, para los cinco partidos restantes locales en el calendario de la North American Soccer League. El estadio Juan Ramón Loubriel perdió sus porterías y algunas de sus torres de luces.

Antes de la tormenta, el deporte profesional ya sufría los estragos de la crisis económica del país con canchas repletas de asientos vacíos, lo que forzó a drásticos recortes en los salarios de los atletas. Llegó María, y con sus poderosos vientos tumbó los pocos cimientos del deporte profesional que quedaban de pie.

Ahora mismo, el deporte no es prioridad. El enfoque son las millones de vidas que aún corren peligro. Pero cuando Puerto Rico alcance cierto grado de normalidad, le tocará a nuestras ligas evaluar su sostenibilidad en un país que no será el mismo que era antes del 20 de septiembre. Sin estadios y coliseos aptos, podrían pasar largos meses antes de que volvamos a ver acción deportiva. Quedará en manos de los directivos ligueros cómo aprovecharán ese tiempo: si reformularán su producto en un intento de ajustarlo aún más a la nueva realidad del país, o si se quedarán en la inercia, lo que sería el clavo final del ataúd del deporte profesional.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 14 de diciembre de 2017

Buen futuro para dos equipos que hacen falta en la NBA

Comencé a verlo por pura curiosidad, pero el partido entre los Lakers de Los Ángeles y los Knicks de Nueva York del pasado miércoles me terminó capturando, como si se tratara de una emocionante película que tenía que ver hasta el final.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Ovación de pie para Carlos Beltrán

Cada país goza de ídolos deportivos, individuos que nos llenan de orgullo y nos ponen de pie para aplaudirle sus gestas.

jueves, 9 de noviembre de 2017

La genialidad de Kyrie Irving

El talento de Kyrie Irving como baloncelista no se cuestiona. Quizás su inteligencia pueda ser debatida, especialmente cuando el pasado mes de febrero dijo que pensaba que el planeta Tierra era plano y no redondo.

💬Ver 0 comentarios