Adrianne G. Tossas Cavalliery
💬 0

María Sibylla Merian: ejemplo de una mujer excepcional

La historia natural y la ciencia están llenas de nombres masculinos. En estos días de marzo en los que se resaltan las luchas, logros y las desigualdades aún existentes para la mujer, hay que distinguir a una que sigue siendo poco conocida. Es el caso de María Sibylla Merian, destacada naturalista, científica y acuarelista alemana del siglo 17.

Desde su niñez estuvo atraída por el misterioso mundo de los insectos, los cuales para su tiempo se creía que surgían por generación espontánea. Con sus cuidadosas observaciones aportó al conocimiento de los ciclos de vida y metamorfosis de estos animales. Su trabajo lo dejó plasmado en acuarelas, en las cuales también ilustraba delicados temas botánicos.

El enlace de María Sibylla Merian con América se dio cuando realizó un viaje expedicionario a Surinam para estudiar y documentar su fauna entomológica. Este viaje fue pionero en muchos aspectos, comenzando porque para entonces casi no había mujeres científicas, y realizaría una expedición sola con su hija, a una colonia holandesa dónde no existía una cultura científica de apoyo.

Su estadía de dos años permitió a Merian colectar especímenes y dar a conocer la riqueza de la flora y fauna de esta región tropical. Su trabajo artístico ilustra cuidadosos detalles de la vida silvestre que incluía cucarachas que se alimentan de frutas tropicales y tarántulas depredando zumbadores. Aunque su legado quedó documentado en libros y obras, no fue hasta 300 años más tarde que comenzó el verdadero reconocimiento al espíritu explorador y voraz por el conocimiento de esta mujer tan adelantada a su época.

Aunque hoy día son muchas las mujeres que contribuyen al desarrollo científico, persisten muchos aspectos en los que todavía existen desventajas. Esperemos que no tengan que pasar cientos de años más para que las mujeres puedan alcanzar su máximo potencial. Las redes de apoyo que podamos desarrollar, en especial mujeres ayudando a mujeres, será clave para alcanzar esta meta.

Otras columnas de Adrianne G. Tossas Cavalliery

💬Ver 0 comentarios