Paul E. González

Buscapié

Por Paul E. González
💬 0

Más allá de la colonia

Sí, el estatus colonial es un gran problema político, social y económico. Ahora bien, no es nuestro único problema. Tampoco es nuestra única solución.

Dejemos a un lado el estatus colonial, al Congreso, a todos los referéndums con asterisco y al quemado disco de sueños que venden los partidos en cada año eleccionario. Preguntémonos ¿cómo podemos devolverle el encanto a nuestro Puerto Rico?

Puede ser mucho más sencillo de lo que imaginamos. Lo primero que debemos hacer es enfocar todos nuestros esfuerzos físicos y monetarios en el desarrollo de una sociedad de pensamiento colectivo, eficiente y práctica. En fin, impulsarnos como pueblo a organizar un estilo de vida que llene las necesidades básicas de cada ciudadano.

Por eso, todo el cabildeo en Washington debe enfocarse en derogar la retrograda Ley Jones para bajar nuestros costos de importaciones; crear un portal online del ciudadano para solicitar certificaciones, licencias y permisos, votar y pagar las multas en tiempo real en un mismo lugar; incluir en la reforma contributiva incentivos a las pymes locales con tasas contributivas menores y eliminando el impuesto del CRIM; en vez de privatizar la educación, impulsar organizaciones de base comunitaria para que den el servicio a sus estudiantes; traer nuevamente a la mesa el IVA para eliminar el sistema multiplicador del IVU y poder tener incentivos a la hora de llenar la planilla personal; atraer capital extranjero para construir alternativas de transporte público y bajar la congestión vehicular; y, disminuir la dependencia del petróleo con alternativas de energía renovable para los servicios básicos.

Si bajamos el costo de vida, no perdemos días en oficinas de gobierno, incentivamos nuevas empresas y empleos, pasamos más tiempo con nuestra familia que en el tapón, aumentamos la calidad de la educación, y le devolvemos el poder al pueblo, tendremos un Puerto Rico muy diferente. Esto lo tenemos que cambiar con o sin Tío Sam. Estos son los dolores más aquejantes del pueblo que hay que resolver sin importar quién esté en el poder o de qué color está pintada la isla.

Otras columnas de Paul E. González

jueves, 23 de agosto de 2018

El país es un vagón

Paul González reflexiona sobre el trato del gobierno federal a Puerto Rico y la situación de una población acostumbrada a vivir encapsulados

viernes, 3 de agosto de 2018

¿Americano o latino?

El empresario Paul E. González presenta las conveniencias del modelaje latinoamericano

martes, 26 de junio de 2018

¿Quiénes somos?

Paul E. González exalta la grandeza del puertorriqueño, a pesar de la crisis fiscal, la mala administración gubernamental y el estatus colonial del país

💬Ver 0 comentarios