Silverio Pérez

Tribuna Invitada

Por Silverio Pérez
💬 0

Más allá del Jardín Hundido

Cuando se ha vivido bastante se comprueba aquello de que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Por eso, el 17 de marzo de 2017 observé con cierto escepticismo la celebración de aquellos millennials que se arremolinaban jubilosos alrededor del nuevo gobernador, buscando un lugar estratégico para la foto, en el Jardín Hundido, orgullosos de haber logrado un plan fiscal que encaminaría a Puerto Rico hacia la total recuperación económica.

También he aprendido que los nombres pueden hacernos jugadas burlonas, más allá del mero acto de identificar a una persona o a un lugar. Sospeché que ese nombre del “jardín hundido” sería premonitorio y perseguiría al gobernador más allá de la foto para la que fue usado.

Ciento noventaiún días después llegó María, y al Jardín Hundido los vientos del huracán le causaron destrozos, pero no tantos como el otro huracán que ya se había estacionado sobre la isla antes de que el joven gobernador juramentara: la Junta de Control Fiscal. Y sí, es de “control”. Basta ya de eufemismos llamándole de supervisión. La relación de Ricardo Rosselló con esa Junta en los pasados dos años podría enmarcarse en el contexto de los versos populares atribuidos a Antonio Machado: “Ni contigo ni sin ti tienen mis penas remedio, contigo porque me matas, y sin ti porque me muero”. De ser el candidato a gobernador que mejor podría bregar con la Junta, según se alegaba en la campaña electoral, luego del primer encontronazo llegó a decir que estaría dispuesto a ir a la cárcel por defender los empleos de los trabajadores, pero recientemente activó a la Policía, armada hasta los dientes, el día primero de mayo en que los trabajadores se convocaron a protestar contra las imposiciones de la Junta, y más adelante aseveró que con los planes de la Junta estaba en un 90% de acuerdo, y ahora convoca a todos los sectores del pueblo a apoyarle a resistir las determinaciones del colegiado grupo respecto a los recortes de las pensiones.

Han pasado exactamente setecientos noventaiún días desde la celebración en el Jardín Hundido, pero no se ha borrado de la memoria colectiva el hecho de que ya estaba en los planes draconianos de la Junta el meter despiadadamente la mano en las pensiones de aquellos que trabajaron, dando el todo por el todo, confiando en un digno retiro al final de sus servicios.

Escribo esta reflexión tras conversar con un amigo en Dinamarca donde las pensiones de los empleados públicos son muy buenas e intocables, donde la medicina es gratuita, y eso incluye médicos y hospitales, y donde usted puede estudiar lo que le dé la gana y hasta los estudios universitarios son gratuitos. Con estos y otros beneficios la gente no tiene problemas en pagar altos impuestos porque, además, tienen una alta confianza en sus instituciones de gobierno ya que la corrupción es mínima y la brecha de desigualdad es de las más pequeñas del mundo.

Comunico lo que elamigo me dijo, no con la idea de que Puerto Rico imite a Dinamarca, pues reconozco que los contextos históricos, políticos y sociales son muy distintos, sino para que nos animemos, todos los sectores políticos y sociales del país, a pensar fuera de la caja y a plantearnos soluciones atrevidas e innovadoras. A la Junta solo se le ha ocurrido penalizar al de abajo, sacarle el jugo al que ya es apenas un bagazo, y para colmo, minar las instituciones educativas, de donde único podría salir el talento para esas soluciones atrevidas e innovadoras. Ni para el lado, ni para arriba se le ha ocurrido mirar.

Hace bien el gobernador en convocar al país a enfrentar la Junta, pero antes debe reconocer que la confianza en sus gestiones, por el vaivén de su relación con ese organismo, está totalmente deteriorada. Establezca la educación como un servicio esencial, deje claro que esto no es, como lo del Jardín Hundido, un ejercicio de relaciones públicas, y tal vez entonces muchos se acercarán a su llamado sin la enorme duda que su comportamiento ha generado.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 11 de junio de 2019

Hacerse el sueco para lo positivo

Silverio Pérez reseña los aspectos positivos de las sociedades escandinavas que Puerto Rico podría imitar

martes, 7 de mayo de 2019

La experiencia universitaria

Silverio Pérez indica que el gobierno de Ricardo le ha pasado la papa caliente del desmantelamiento de la UPR a la Junta de Control Fiscal

martes, 23 de abril de 2019

Prohibido pensar

Silverio Pérez destaca la importancia del pensamiento crítico

martes, 9 de abril de 2019

Abril de los inocentes

Silverio Pérez aborda las renuncias de Julia Keleher y Héctor Pesquera

💬Ver 0 comentarios