Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Más allá de peces y pajaritos

Un amigo mío que no cree en la protección del ambiente, critica a los que creemos en la protección ambiental, por preocuparnos demasiado por “los pajaritos y los pecesitos”.

Sencillamente, mi amigo no entiende el vínculo tan estrecho entre la calidad de nuestro ambiente y nuestra salud.

La contaminación de los ríos la despacha diciendo que él y su familia no se bañan en los ríos. Para eso están las playas con agua salada que mata los microbios. Él no comprende que cuando sus hijos se meten en una playa donde ondea la famosa bandera amarilla, sus hijos están “disfrutando” de un baño con agua de mar con patógenos a niveles que exceden las normas de la protección de la salud. Estos patógenos probablemente provienen del 55% de la población de Puerto Rico que carece de servicio de alcantarillado sanitario. Esta población descarga sus inodoros directamente a los cuerpos de agua o a pozos sépticos con los “pillos” que llevan estas aguas contaminadas a los cuerpos de agua. Eventualmente, estas aguas con patógenos llegan a nuestras costas. Dios quiera que a mi amigo no ordene a sus hijos a hacer gárgaras con agua de mar, como me ordenaba mi propia madre cuando era pequeño.

También le recuerdo a mi amigo que, si come bivalvos, como los ostiones, sacados de aguas marinas así contaminadas, el efecto es aún peor. Esto se debe a que los ostiones filtran diariamente el equivalente a la cantidad de agua en un dron grande de basura para obtener su alimento. En este proceso concentran los organismos patógenos. Ni hablar de metales y otros contaminantes si las aguas marinas no están limpias.

Otro conocido, presume del agua de pozo que extrae de su finca. De hecho, trae de esa agua a su casa en los suburbios “porque es mejor que la de Acueductos”. Desconoce que a una milla de su casa de campo toda la comunidad descarga sus aguas usadas a un sumidero mediante tubos plásticos. Además, los jugos de lixiviación, o desperdicios líquidos producto de la descomposición de la basura, también están afectando las aguas subterráneas de donde obtiene su agua. La ironía es que se toma esta agua como si fuese champaña. ¡Salud!

Esa misma persona no se conmueve con la destrucción de los árboles. Sentencia que no se puede obstaculizar el “progreso de Puerto Rico”. Además, indica que los pajaritos pueden mudarse a otros árboles.

Sin embargo, se queja cuando le imponen un racionamiento de agua durante las sequías porque el lago Carraízo, y Dos Bocas también, están sedimentados.

Por otro lado, tampoco comprende que el Bosque Modelo provee gran parte del agua para el Superacueducto.

De mangles y arrecifes de coral, ni hablar. ¿Cómo es posible que se detenga el progreso de Puerto Rico para proteger los pecesitos que habitan en esos lugares?, cuestiona. Luego, se pregunta por qué la pesca ha mermado vertiginosamente en nuestra isla y tenemos que importar pescado hasta de la China.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe en el año 2016 indicando que en el planeta mueren alrededor de 13 millones de personas todos los años por la contaminación ambiental. Esto es cuatro veces la población actual de Puerto Rico.

Por el bien de sus familias y de la familia grande, Puerto Rico, invito a estas personas a ilustrarse con información fidedigna sobre el tema, dejando fuera literatura alarmista, para que lleguen desapasionadamente a sus propias conclusiones.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 13 de septiembre de 2018

Urge buen manejo de residuos

El exjefe de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, reclama a la JSF que incluya entre los proyectos estratégicos, instalaciones para manejar adecuadamente los residuos sólidos en la isla

jueves, 9 de agosto de 2018

La plaga de las bolsas plásticas

Carl Soderberg resume el saldo positivo de la veda de bolsas plásticas en los comercios a un año de aprobada la ley regulatoria y advierte sobre el revés que representa el fomento de utilizar las denominadas “platino”

lunes, 9 de julio de 2018

Arterioesclerosis en la alcantarilla

Carl Soderberg cita las deficiencias en los controles de grasas en los alcantarillados, así como la negligencia de comercios cuyo personal arroja este material por estos conductos cruciales

💬Ver 0 comentarios