Fernando Cabanillas

Consejos de cabecera

Por Fernando Cabanillas
💬 0

Mascarillas y guantes: ¿moda o protección?

Los que han seguido las vistas de la Cámara de Representantes con relación a la compra de pruebas rápidas para COVID-19 deben estar tan impresionados como yo. Impresionados, no por la calidad de los deponentes que han desfilado durante varios días, sino por el despliegue de guantes y mascarillas que exhiben los representantes y testigos. Algunos combinaban una mascarilla quirúrgica azul claro con una corbata del mismo color, mientras que otros llevaban mascarilla y guantes color negro. En el caso de Georgie Navarro, la cambió por una azul con estrellas blancas. Hasta se felicitaron entre sí por llevar mascarillas confeccionadas a mano con patrones originales de mucho colorido. Con pocas excepciones, los testigos venían equipados con un par de guantes.

Pero el asunto importante es: ¿por qué usaban guantes? A nadie se le ha ocurrido preguntarles. ¿Cuán imprescindibles son los guantes cuando se sale a un lugar público? Sin duda, muchos piensan que es la mejor forma de protegerse de que el virus entre por las manos y se riegue por el cuerpo. Pues no es así. El virus no entra por las manos. Los guantes, de hecho, son potencialmente peligrosos. Tanto es así, que cuando un visitante entra por el vestíbulo del Hospital Auxilio Mutuo, lo primero que hace el guardia apostado en la entrada es tomarle la temperatura y luego pedirle que entregue los guantes para desecharlos. ¿A qué se debe esto?

En primer lugar, las personas tienden a usar los guantes por un tiempo largo, usualmente horas. Mientras tanto, están tocando superficies potencialmente contaminadas con el virus y luego tocándose los ojos, boca y nariz con los guantes contaminados. Por ahí es que entra el virus, por la nariz, ojos y boca. Hace poco observé a una joven llevándose unos maníes a la boca con los guantes puestos. ¡Excelente! Lo más lógico es no usar guantes y lavarse las manos cada 15 minutos o cada vez que se toquen superficies contaminadas. El talón de Aquiles del virus es su susceptibilidad al jabón y alcohol; por ende, es una excelente idea llevar consigo un frasco de “hand sanitizer” y usarlo con frecuencia. En resumen, mejor que combinar la mascarilla con guantes del mismo color… es preferible lavarse las manos.

Y en cuanto a las mascarillas, aquí el asunto se complica más que con los guantes. La OMS advirtió al público que no deben usar mascarillas para salir a la calle. Solo las recomienda si estás tosiendo o estornudando, o cuidando de alguien afectado por el COVID-19. Sin embargo, elCDC en Atlanta, Georgia, recomienda el uso de mascarillas en lugares públicos donde medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener, por ejemplo, supermercados y farmacias. La mascarilla puede ser de tela y hecha en casa. ¿Por qué? El CDC ha cambiado las guías debido a los recientes hallazgos de que algunas personas pueden portar y diseminar el coronavirus aun sin tener síntomas de la enfermedad.

La idea de usar mascarillas no es para nosotros protegernos, sino para protección de los demás en caso de que usted sea uno de esos portadores asintomáticos. ¿Por qué de tela? Están intentando reservar las otras mascarillas, como las quirúrgicas y N95, para el personal médico, ya que escasean. Nuestro gobierno ahora requiere que todos usemos una mascarilla al salir a la calle, así que asegúrese de que siempre tiene una guardada en su cartera o bolsillo.

La N95, cuando se usa correctamente, se pega estrechamente a la cara e impide que se filtre el 95% de partículas diminutas de hasta 0.3 micras. Esto me sorprende, porque el tamaño del virus que nos concierne está entre .05 y 0.2 micras, más pequeño que los poros de la N95. ¿Cómo es posible que la N95 sea tan eficaz para protegernos del COVID-19?

Las llamadas máscaras quirúrgicas están diseñadas para proteger a los pacientes de las gotas respiratorias de un cirujano, y no son eficaces para bloquear partículas de menos de 100 micras. Debido a la escasez, el CDC tampoco recomienda máscaras quirúrgicas para el público en general. Estas máscaras no sellan bien en la cara, pero son resistentes a la humedad. En una máscara quirúrgica, alrededor del 70% del aire exterior se mueve a través de la máscara y alrededor del 30% se cuela por los lados. Por esa razón, no nos ofrecen tanta protección como las N95. El CDC dijo recientemente que las máscaras quirúrgicas, aunque de grado inferior a las máscaras N95, son “una alternativa aceptable” a menos que los trabajadores estén realizando una intubación u otro procedimiento en un paciente con COVID-19, lo que podría liberar un gran volumen de partículas de virus. 

Eso nos lleva a las máscaras de tela hechas en casa, que actualmente se recomiendan para uso general por los CDC. ¿Cuán eficaces son? Las máscaras de tela también permiten que el aire se cuele por los lados, pero carecen de capas no tejidas que repelan la humedad. Estas permiten alrededor del 98% del flujo de aire sin filtrarlo. Al menos ayuda para evitar que involuntariamente nos toquemos la boca, y la nariz que es por donde entra el virus. Pero cabe preguntarnos, ¿si esas mascaras son tan ineficientes, realmente sirven de algo, o son un complemento “fashion” como la del representante Georgie Navarro?

¿Realmente las máscaras protegen a las demás personas? En un estudio se les pidió a cuatro pacientes con COVID-19 que tosieran en una placa de cultivo a 8 pulgadas de distancia. Los pacientes tosieron primero sin máscaras, luegomientras usaban una máscara quirúrgica y finalmente usando una máscara de tela. Ninguna de las dos máscaras disminuyó significativamente la carga viral recogida en las placas. Pero el estudio solo evaluó una distancia corta de 8 pulgadas. En otro estudio evaluaron el aliento exhalado por pacientes infectados con coronavirus. Encontraron que la cantidad de partículas virales era mucho menos en el aliento de los que usaban mascarillas quirúrgicas… pero no examinaron mascarillas de tela.

¿Qué hacer ante todas estas incertidumbres? Trump rehúsa usar mascarillas. La historia nos indica que usualmente si haces lo contrario que hace Trump, estarás en lo correcto… usemos mascarillas. No podemos pedirle aguacates al olmo... mucho menos guacamole a Trump. 


Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 24 de mayo de 2020

El pico del COVID-19 que no vimos

¿Cuál debe ser nuestra próxima meta? Debemos seguir abriendo gradualmente y a la misma vez monitoreando el número de camas de intensivo ocupadas por pacientes con COVID-19, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 10 de mayo de 2020

Mascarillas y guantes: ¿moda o protección?

¿Cuán imprescindibles son los guantes cuando se sale a un lugar público? Sin duda, muchos piensan que es la mejor forma de protegerse. Pues no es así, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 3 de mayo de 2020

COVID-19: unos muy bien y otros fatal

¿Cómo podemos explicar que a algunos jóvenes les va muy mal, mientras a otros muy mayores, les va fenomenal? La lógica nos dice que la explicación debe estar en el huésped y no en el virus invasor, escribe Fernando Cabanillas

💬Ver 0 comentarios