Johnny Rullán

Tribuna invitada

Por Johnny Rullán
💬 0

Medicaid: más allá de los tuits entre Trump y Rosselló

Hace 52 años se comenzaron en Estados Unidos los programas de Medicaid, para ayudar a los pobres, y Medicare, para ayudar a los envejecientes y a los incapacitados. Hoy voy a enfocarme en Medicaid.

En sus comienzos, a Puerto Rico se le trató con igualdad de fondos en Medicaid. Pero al ver la cantidad millonaria de fondos que le llegaban al Departamento de Salud bajo la incumbencia del Dr. Guillermo Arbona, un grupo de médicos de la Asociación Médica de Puerto Rico cabildeó exitosamente en el Congreso en Washington para ponerle un tope a los fondos que llegarían a Puerto Rico y así evitar que el Dr. Arbona intentara socializar la medicina.

Hoy día tenemos a los pobres en Medicaid y a los pudientes en planes médicos privados. Ese tope de fondos federales se quedó y es el causante del 40% de la deuda de Puerto Rico, ya que el Gobierno estatal pone el 85% de los fondos destinados a la salud de los pobres, mientras que Medicaid pone el restante 15% (hoy cerca de $350 millones).

Para comparar, el estado más pobre en EEUU pone el 8% de fondos estatales para Medicaid y el Gobierno federal el 92%. No es lo mismo 15% vs. 92%, esto debido al tope. De 1994 a 2013 no había Obamacare y Puerto Rico se endeudó con la Tarjeta de Salud a razón de $2 mil millones por año, es decir, $34 mil millones. El alivio de Obamacare ($1.3 mil millones por año) se termina en diciembre 2017 y ahí es que comenzaría nuevamente el tope a fastidiar.  

Ese tope sólo lo puede eliminar el Senado federal (statutory provision) con los votos de los senadores republicanos, a los que Trump les está tuiteando sobre nuestra situación.

Los fondos federales necesarios para la Administración de Servicios de Salud (ASES) son para los pobres, no para las aseguradoras. Estas se llevan una ganancia pre-arreglada del 2.5%, lo cual está estipulado en el contrato que firman con ASES.

Tratar de convertir esto en una batalla de Trump vs. las aseguradoras, de socorro financiero a Puerto Rico vs. issues reales de los médico-indigentes, de demócratas vs. republicanos, de tuits de Trump vs.Rosselló, de territorio colonial vs territorio no colonial, de protección de quiebra por PROMESA vs no protección, de ofertas de $145 millones vs. $562 millones o vs $900 millones, es confundir los issues reales de nuestra inequidad en fondos desde 1967.

Todo este ruido es parte del mundo de la política y el drama que Trump trae consigo, pero no resuelve el meollo del asunto.

La cara de la crisis humanitaria es lo que a nosotros nos toca demostrar. Yo insisto en que nosotros los ciudadanos tenemos que activarnos y llevar la marcha a Washington DC, para que los senadores federales vean nuestras caras y entiendan nuestras necesidades.

En noviembre 2015, más de 100,000 de nosotros marchamos por la salud desde el Choliseo hasta el Hiram Bithorn. Ahora nos tocamarchar desde la Casa Blanca hasta el Congreso de Estados Unidos exigiendo que los senadores federales desactiven el tope de 1967 y nos traten igual que a todos los demás ciudadanos americanos como nos trataron en 1965 y 1966.

Es tiempo de darnos a respetar y de asegurarnos que la voz de Puerto Rico trascienda la voz de nuestros representantes electos. Es tiempo de que pongamos la presión donde corresponde; es tiempo de despertarnos y activarnos donde nos hagamos sentir. Nunca es tarde cuando la dicha es buena.   

Pongámosle fecha a la marcha en Washington, dónde todos los ciudadanos americanos residentes de Puerto Rico, unidos a nuestros hermanos de la diáspora boricua, batallemos para eliminar el tope y así proteger los fondos de nuestra salud. 

Otras columnas de Johnny Rullán

jueves, 30 de agosto de 2018

Las muertes de María reclaman

Un grupo de médicos recomienda cambios en el gabinete ante señalamientos del informe de George Washington University sobre deficiencias asociadas a miles de muertes tras el impacto del huracán María

💬Ver 0 comentarios