Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

Me enmascaro

Los que le tenían repelillo a las máscaras que usan ciertos manifestantes, supongo que después del martes no tendrán ninguno. Porque los únicos que salieron más o menos ilesos del exabrupto masivo de gas pimienta de la Policía contra los manifestantes fueron los famosos enmascarados. De ahora en adelante, yo misma iré enmascarada a las protestas porque permítame decirle que el ataque de gas pimienta es de las cosas más desesperantes y lastimosas que una puede vivir, especialmente cuando se están defendiendo los derechos de todos o reclamando justicia para un colectivo.

Este ataque del martes fue completamente injustificado, aparte de contrario a las propias políticas de la Policía, que exigen un escalonamiento razonable en el uso de la fuerza, advertencia a la multitud antes de utilizar el gas pimienta, no utilizar el batón por encima de la cintura, entre otros requisitos. Con todo fallaron. Además, el hecho de que el presidente del Senado tenga el antojo de quebrantar la democracia no faculta a la Policía a violar la Constitución impidiendo la entrada de la ciudadanía al Capitolio. Tanto la Policía como institución como sus agentes tienen que saber que, no importa las órdenes que reciban, sus acciones siempre tienen que respetar la ley mayor, que es la Constitución. Los funcionarios tienen que rendir cuentas a la ciudadanía, no a sus jefes políticos, mucho menos a los que tienen exabruptos descabellados.

Obviamente, el Tribunal dictaría que el Capitolio tiene que estar abierto para la gente. No hay que tener un doctorado en Derecho para saber que ese lugar le pertenece al pueblo y que tenemos derecho a incidir y supervisar la discusión que allí se lleva a cabo. ¿Pero quién resuelve el daño de haber aprobado a la trágala, por descargue, la eliminación de la Comisión de Auditoría? ¿Cómo se desagravia a los 28 cabilderos ciudadanos que acudieron el martes con argumentos robustos para defender la auditoría de la deuda y no se les permitió la entrada a nuestra Casa de las Leyes? ¿Quién resuelve la injusticia sobre la injusticia en que está cada vez más entramado nuestro país?

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

viernes, 15 de diciembre de 2017

Miles de O’Neill

La escritora Mari Mari Narváez expresa que hay que seguir denunciado a individuos de buenísima reputación que se han pasado la vida violando, agrediendo y hostigando a mujeres.

viernes, 1 de diciembre de 2017

¿Hay que morirse?

La escritora Mari Mari Narváez cuestiona si hay que morirse para que reconozcan tu pobreza en Puerto Rico.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Ciudadanos americanos de cartón

La escritora Mari Mari Narváez declara que los estadistas de hoy día son unos colonizados más jarcorosos que los siempre inapetentes estadolibristas.

💬Ver 0 comentarios