Mercedes Martínez Padilla

Punto de vista

Por Mercedes Martínez Padilla
💬 0

META: Un fraude contra nuestros niños

Con la administración de las pruebas META-PR a los estudiantes, el Departamento de Educación despilfarra millones de dólares en unas pruebas que no miden el aprovechamiento de los niños, niñas y jóvenes, ni la capacidad del maestro o la escuela para enseñar. El Departamento de Educación ofrecerá las pruebas META-PR del 18 al 24 de abril.

Las pruebas estandarizadas obligan a las escuelas a trabajar para pasar un examen que no mide nada mientras se abandonan las necesidades educativas de los estudiantes. Sirven para enriquecer a unas compañías que producen las pruebas y se llevan el dinero que debiera ir dirigido a los salones de clase.

En los pasados 12 años las compañías de servicios educativos suplementarios que daban tutorías, las de Red de Apoyo Diferenciado, a las que ofrecen desarrollo profesional según el resultado de las pruebas y a Pearson Education Measurement, Inc. que es quien elabora las pruebas META-PR han cobrado más de $2,000 millones al Departamento de Educación.

Pearson ha sido acusada de prácticas irregulares en distintos estados de Estados Unidos. Las irregularidades de Pearson incluyen fallas en la corrección de las pruebas, atrasos en la entrega de resultados, becas otorgadas a base de resultados erróneos ofrecidos por la compañía, errores en las preguntas de los exámenes que incluso obligaron a repetirlos y estudiantes que no pudieron graduarse por errores en las pruebas. La empresa ha recibido numerosas multas millonarias por sus deficiencias.Estas imputaciones fueron levantadas por el National Center for Fair and Open Testing.

Pearson elabora el 40% de las pruebas en todo Estados Unidos y parece estar centrada en la obtención de ganancias por encima de las necesidades educativas de los estudiantes.

Un juez en Minnesota, que intervino en uno de los muchos casos de Pearson, le imputó "años de problemas de control de calidad" y "una cultura de enfatizar la ganancia y la reducción de costos".

Aún así el Departamento de Educación premia a esta compañía con contratos multimillonarios todos los años. Ese dinero debe ir a nuestros niños, al salón de clases, para suplir las necesidades educativas.

No hay evidencia alguna de mejorías en la calidad de la enseñanza que justifique un gasto gigante en estas compañías.

Estás pruebas discriminan y provocan daño permanente contra los estudiantes del Programa de Educación Especial, principalmente a los de salón a tiempo completo que tienen condiciones de mayor peso. Estos son obligados a tomar el examen que corresponde a su edad cronológica y no a sus limitaciones y edad mental. En Puerto Rico unos 160,000 estudiantes pertenecen al Programa de Educación Especial.

El rechazo a las pruebas estandarizadas ha cobrado fuerza en los Estados Unidos. El año pasado unos 240,000 niños (el 20% de los estudiantes) no tomaron el examen estandarizado a petición de sus padres en el estado de Nueva York.

En Estados Unidos hay cientos de estudiantes que han sufrido el cierre y/o privatización de sus planteles por el resultado de pruebas similares. La Secretaria Keleher ha anunciado un plan para cerrar más de 300 escuelas y las pruebas META-PR serán utilizadas como criterio para determinar cierres y privatización de planteles.

Las pruebas han servido también para limitar el ofrecimiento académico en disciplinas como Bellas Artes, Salud, Educación Física y otros. Ha introducido cambios como la eliminación de los periodos de clase de 50 minutos que reducen de 7 a 6 las materias que se le ofrecen a los niños. Se pretende desarrollar un sistema educativo estandarizado que no tome en cuenta los distintos intereses ni las cualidades de los estudiantes.

Es lamentable que para recibir fondos federales que no llegan a los salones de clase y se quedan en los bolsillos de las compañías privatizadoras haya que someter a los estudiantes a pruebas que en nada contribuyen a su formación.

Los padres y madres tienen derecho a decirle no a estas pruebas y a no enviar a sus hijos a tomarlas. Cuentan con nuestro respaldo.

Los educadores estamos llamado a un PARO MAGISTERIAL el 1 de Mayo donde, entre otras demandas, reclamamos la eliminación de las fraudulentas pruebas META-PR y que se atiendan las necesidades educativas de nuestros niños. Por ellos luchamos.

Otras columnas de Mercedes Martínez Padilla

💬Ver 0 comentarios