Anne Virkki

Punto de vista

Por Anne Virkki
💬 0

Meteoros y desechos espaciales en el cielo de Puerto Rico

En los últimos días, rayos de luz en el cielo han capturado la atención de los puertorriqueños en dos ocasiones. La primera explosión fue vista el viernes, 17 de enero en la tarde, justo antes de la puesta del sol (5:26 p.m.), y el segundo ocurrió en la mañana de hoy martes, 21 de enero, poco después del amanecer (6:31 a.m). Aunque ocurrieron en la misma semana, son dos eventos completamente separados. Probablemente, el primero fue un meteoro común -una roca espacial con un diámetro máximo de 100 metros- mientras que en el segundo evento se trató de desechos espaciales que cayeron a tierra, los cuales a menudo se pueden distinguir de los meteoros comunes, ya que cruzan el cielo más lentamente. En este caso, se trató del fuselaje de un cohete chino CZ-3B, cuya reentrada a la atmósfera ya estaba en agenda. 

A escala global, ¿cuán comunes son estos eventos? Se estima que la parte baja de la órbita de la Tierra contiene aproximadamente 6,000 toneladas de material fabricado por los humanos. La atmósfera terrestre le resta velocidad a las partes y pedazos de satélites desmantelados en sus órbitas, y eventualmente estas piezas caen de nuevo a la Tierra. Las destrucciones, tanto accidentales como deliberadas, de naves espaciales estadounidenses, rusas y chinas entre 2007 y 2009 solamente, han aumentado la cantidad de desechos orbitales en 70%. Cada satélite pequeño que es lanzado a la parte baja de la atmósfera, eventualmente, se convertirá en desecho espacial. 

Similares a meteoroides, las piezas más pequeñas y medianas se queman en la atmósfera, formando un meteoro o una estrella fugaz. Las piezas más grandes pudieran llegar intactas hasta el suelo terrestre, pero globalmente, es más probable que caigan en los mares que en la tierra. La hora y localización exactas de las reentradas atmosféricas de desechos regularmente no se conocen, como ocurrió esta vez. No obstante, se conocen muy pocos casos de personas heridas por la caída de un meteoro o desechos espaciales. 

Los eventos con meteoros ocurren cientos de veces cada noche alrededor del planeta. Especialmente durante las lluvias de meteoros, el número de estos eventos puede elevarse a miles. Las lluvias de meteoros ocurren cuando la Tierra entra en partes de la órbita por las que cometas han atravesado en el pasado. Las colas de los cometas dejan tras de sí un número de partículas pequeñas, que se convierten en meteoros en la atmósfera terrestre. Por ejemplo, la lluvia de meteoros Gamma Ursae Majorids alcanzó su pico el 18 de enero a las 4 a.m. Sin embargo, el meteoro observado el viernes, 17 de enero pudo haber sido un evento separado. 

El Observatorio de Arecibo participa en los esfuerzos de la NASA para descubrir y clasificar asteroides que puedan representar un riesgo para la humanidad. En algunos casos, los objetos son demasiado pequeños para ser detectados con mucho tiempo de anticipación de su impacto potencial, y podrían tomarnos por sorpresa. Sin embargo, estos esfuerzos aseguran que impactos verdaderamente catastróficos de objetos con tamaño de cientos de pies puedan ser evitados. 

Otras columnas de Anne Virkki

💬Ver 0 comentarios