Carl Soderberg

Punto de vista

Por Carl Soderberg
💬 0

Microplásticos en las playas

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al presente, a nivel de todo el planeta, llegan 9 millones de toneladas anuales de residuos de plástico a los mares. La ONU también estima que llega a los mares un millón de botellas plásticas por minuto. A este paso, para el 2050 habrá más residuos plásticos que peces en los océanos.

Estos residuos plásticos se descomponen por la acción de las olas y los rayos del sol hasta reducirse en partículas de menos de 5 milímetros de diámetro. A estas partículas, la Administración para la Atmósfera y el Océano de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), las denominó microplásticos. Estas se pueden reducir aún más y se les denomina nanoplásticos.

Cada vez más personas tenemos conocimiento de la existencia de una gran isla de residuos sólidos, ahora llamada el séptimo continente, en el norte del Océano Pacífico. El 73% de este continente está compuesto de residuos plásticos. Este continente tiene una extensión equivalente a la suma de la extensión territorial de España, Francia y Alemania. Ya se han formado otras cuatro islas de residuos sólidos en los océanos del planeta.

La plaga de los microplásticos

Miles de redes de pesca son abandonadas en el mar... y ya se empiezan a sentir las consecuencias.

Posted by El Nuevo Día on Tuesday, July 9, 2019

Gracias a los medios de comunicación se ha creado consciencia sobre el impacto nocivo de los residuos plásticos sobre la vida marina. Muchos hemos visto fotos de tortugas marinas comiendo residuos de plástico porque los confunden con aguas vivas. Además, hemos leído noticias sobre ballenas que murieron de hambre porque su sistema digestivo está obstruido por residuos plásticos que han ingerido. Las algas microscópicas conocidas como plancton también ingieren los microplásticos y así comienza la ingestión de microplástico a través de toda la cadena alimentaria.

Recientemente, Scuba Dogs Society informó que encontró microplásticos de varias fuentes en nuestras playas.

Lo que no ha recibido mucha divulgación es que un estudio piloto de la Universidad de Medicina de Austria encontró por primera vez microplásticos en el cuerpo humano. Esto no debe sorprendernos, porque somos lo que comemos. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology, ya estamos ingiriendo un promedio de 70,000 partículas de microplásticos al año.

¿Qué alimentos tienen microplásticos? Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios de España encontró que el 71% de los bivalvos como las almejas, mejillones y ostiones tenían microplásticos. Esa organización encontró que un 66% de los crustáceos como camarones y langostas también los tenían. ¿Estamos a salvo si nos abstenemos de comer mariscos? Un estudio de la Universidad de Corea del Sur encontró microplásticos en el 90% de la sal a nivel mundial. Además, se han encontrado hasta en el agua que bebemos.

A pesar de esta triste realidad, en estos momentos no existe evidencia científica sobre el impacto, si alguno, de los microplásticos sobrela salud humana. Mientras tanto, los intereses económicos esgrimirán este argumento para prolongar el uso del plástico de un solo uso.

Recién se inician los estudios que seguramente tardarán décadas. Me imagino que cuando nuestros nietos lleguen a la mayoría de edad, se desarrollarán las normas sobre las concentraciones máximas permisibles de microplásticos en el agua y en nuestros alimentos. Tener en nuestros cuerpos cada vez más partículas de una sustancia artificial no pinta bien.

¿Qué podemos hacer? Como un primer paso, exhorto a la Legislatura de Puerto Rico a aprobar sin dilación el proyecto de ley que prohibiría el plástico de un solo uso para bolsas, cubiertos, sorbetos, platos y vasos y recipientes de poliestireno expandido para dispensar comida.

No nos podemos dar el lujo de esperar 20 o 30 años, como pasó con el DDT, para tomar medidas cautelares.

Otras columnas de Carl Soderberg

sábado, 19 de octubre de 2019

La explosión de Capeco

Carl Soderberg recuerda la emergencia ambiental provocada por el fuego en la empresa Capeco y la lección de ese peligroso evento

jueves, 10 de octubre de 2019

La contaminación del aire afecta la economía

Aparte del impacto sobre la salud, el no cumplimiento con los requisitos federales también podría tener repercusiones económicas, plantea Carl Axel Soderberg

💬Ver 0 comentarios