José A. Franceschini Carlo

Punto de vista

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

“Mindfulness”, una técnica útil en estos días

El “mindfulness” o atención plena es una técnica de meditación con mucha evidencia científica que ayuda en muchos aspectos de nuestra salud física y mental. Y qué mejor momento para que todos podamos aprender una técnica que puede cambiar nuestra salud en general, ahora cuando más lo necesitamos y cuando más tiempo tenemos para aprender.  

Les aseguro que todos tenemos la capacidad de desarrollar esta técnica. Lo más importante es no darnos por vencidos. Al principio, por ser algo totalmente nuevo para nuestro cerebro, este va a ponerse difícil y hacerte creer que no lo puedes hacer, pero te aseguro que si lo sigues tratando lo vas a lograr. Lo más importante es el compromiso de hacerlo diariamente o dos veces al día, hasta lograr el estado pleno.

Primero debes elegir un lugar tranquilo donde no tengas interrupciones por el espacio del tiempo que lo vayas a hacer. Preferiblemente debe ser en silencio y solo oyendo la guía de la meditación. Puedes empezar con unos minutos y gradualmente subir al tiempo que dispongas.  Personalmente, me toma de cinco a diez minutos lograr mi propósito de atención plena o “mindfulness”.

Al principio se me hizo difícil, porque soy una persona muy activa y con muchas cosas en mi cabeza y llegué a pensar que no lo iba a lograr, hasta que un día sentí ese estado del que tanto había oído y leído. Fue una sensación espectacular. Estoy seguro de que a la mayoría le pasará lo mismo; por eso hay que seguir tratando hasta lograrlo.

Hay mucha evidencia científica de que el “mindfulness” aumenta la neurogénesis y neuroplasticidad. ¿Y qué es eso? Neurogénesis es la capacidad de las neuronas madres de producir neuronas hijas; estas se tienen que conectar para mantenerse vivas. Aquella teoría de que nacemos con un número de neuronas y que gradualmente las íbamos perdiendo, ya no se acepta. Ahora sabemos que producimos neuronas toda la vida, aunque vamos perdiendo la capacidad con los años. 

Lo importante es que esas células hijas se conecten y con la meditación se ha podido probar que aumenta la neurogénesis, de modo que podemos dirigir esas células hijas a que se conecten en áreas específicas. Yo medito pensando que quiero que mis neuronas hijas se conecten con mi lóbulo frontal izquierdo, que es donde ocurren los pensamientos positivos.  A la misma vez, reconozco ser una persona privilegiada en muchos aspectos, en especial porque puedo ayudar y educar a muchas personas. Me digo que quiero estar más conectado al lóbulo frontal izquierdo para tener más pensamientos positivos, que quiero ver la media botella llena y no vacía. 

La neuroplasticidad es la capacidad que tienen las neuronas de transformarse en otras, dependiendo de la necesidad o circunstancias. Digamos que estamos empezando a tener problemas de memoria. Podemos hacer “mindfulness” para aumentar la memoria y el hipocampo, que es donde guardamos las memorias. Se ha podido corroborar con MRI funcionales que el hipocampo aumenta de tamaño, así como también la capacidad de memoria.

Hay “mindfulness” para ansiedad, depresión, insomnio, dolor, problemas de parejas, etc. Las pueden buscar en YouTube. Por eso esta técnica ha cogido tanto auge, al punto de que ya los centros académicos de medicina más prestigiosos lo reconocen y lo enseñan, empezando por Harvard, que ha sido el pionero en estudiarlo y difundirlo. 

De nuevo, hay mucha evidencia científica para mejorar la salud física y mental. No se den por vencidos, que todos tenemos la capacidad de hacer “mindfulness”. 

Qué mejor momento para aprender esta técnica que ahora que estamos en la necesidad de estar encerrados en nuestras casas. Y aunque no hagas “mindfulness”, quédate en casa por el amor a los demás.


Otras columnas de José A. Franceschini Carlo

martes, 28 de abril de 2020

¿Te casarías contigo mismo?

José Franceschini Carlo señala que cada cual debe identificar cuál es su propósito de vida

💬Ver 0 comentarios