Manuel G. Avilés Santiago
💬 0

Miss Diáspora

Desde hace casi una década, el Miss República Dominicana lleva incluyendo entre sus candidatas a jóvenes que representan a varias comunidades diaspóricas, tales como Miss Comunidad Dominicana en Estados Unidos y Miss Comunidad Dominicana en Italia. En Puerto Rico, a pesar de que gritamos a los cuatro vientos el verso corretjeriano “Boricua hasta en la luna”, la reacción de un sector de la población a selección de Madison Anderson-Berríos como la nueva Miss Universe Puerto Rico revela la ansiedad que provoca la diáspora como interlocutora de nuestra identidad nacional. 

Un sector de la sociedad despacha a Madison como “gringa” no solo por su fenotipo, sino por su apellido paterno. Pero históricamente, esta no es la primera reina con apellidos estadounidenses: Sonia Stege-Chardón (1974), Ada Perkins-Flores (1979, Q.E.P.D), Elizabeth Robinson-Latalladi (1986), Laurie Simpson-Rivera (1987) y Desiree Lowry-Rodríguez (1995) son tan solo algunos ejemplos. 

Desde una perspectiva de narrativa, existen varias ex Miss Puerto Rico cuyas historias migratorias revelan lo complicado, transnacional y la imposibilidad de una identidad puertorriqueña “pura”. Así lo evidencian historias como las de Lourdes Mantero-Hormazabal (1983) de ascendencia peruana; y Deborah Carthy-Deu (1985), Catalina Villar-Ruiz (1989) y Catalina Morales-Gómez (2015) de ascendencia colombiana. 

El que a un sector de la sociedad le incomode el triunfo de Madison porque entiende que su desempeño en la primera ronda de preguntas no fue el mejor o porque quisiera ver otros tipos de belleza coronarse es más que comprensible. Sin embargo, en el caprichoso ejercicio de asignar identidades y decir quién debe, quién puede y quién no debe representarnos, debemos contextualizar, problematizar y llevar a cabo un análisis crítico de nuestras posturas. 

En un escrito de mayo de 2018 colgado en Instagram, Madison escribe: “Mi madre fue mi primer país. El primer lugar donde viví”. El propósito del mensaje fue homenajear a su madre, Belinda Berríos. Me llama la atención el escrito porque de todo lo que se ha dicho o debatido sobre Anderson-Berríos, esas dos oraciones logran hacer un reclamo íntimo de su puertorriqueñidad, identidad conferida desde su madre, una mujer puertorriqueña, ex reina de belleza (Miss Puerto Rico Turismo 1986), y quien al igual que muchos de nosotros, forma parte de la diáspora boricua.

Otras columnas de Manuel G. Avilés Santiago

martes, 29 de octubre de 2019

El gran hoyo

El hoyo se hace más profundo cuando permitimos que el bitumul selle, solo temporeramente, el gran hueco del desencanto democrático, señala Manuel Avilés Santiago

martes, 15 de octubre de 2019

Huella digital del PPD

Manuel Avilés Santiago indica que las estrategias de comunicación política y la presencia digital serán decisivas en las elecciones en Puerto Rico

viernes, 11 de octubre de 2019

El imán de la pornografía

Lo porno también es publicidad, y sus nexos con las industrias del entretenimiento son cada vez más estrechos, dice Manuel G. Avilés-Santiago

💬Ver 0 comentarios