Astrid Díaz

Buscapié

Por Astrid Díaz
💬 0

Mitos sísmicos

Tenemos cultura de política, deportes y hasta de carros. Sin embargo, no conocemos cómo salvar nuestras vidas, preparar a nuestras familias y tener un país seguro ante amenazas naturales.

De gira por los pueblos dictando mi conferencia sobre terremotos y cultura de emergencias, me reafirmo en la necesidad de educar en este tema. Son muchos los mitos y desinformación:

“El pueblo no entiende temas de construcción segura”. Falso.

Nunca se debe subestimar el deseo de un pueblo de educarse, especialmente en cómo deben ser sus casas, escuelas y lugares de trabajo seguros. Tras el terremoto el pueblo está ávido de información y preparación para tener tranquilidad. Pero solo una minoría conoce que de la “mano amiga” de los profesionales en arquitectura e ingeniería, el proceso de construir es fácil y te garantiza protección a tu vida y propiedad según los códigos.

“Al desalojar por tsunami debo usar el carro para alejarme de la zona”. Falso. Los desalojos son a pie o subiendo a edificios de sobre 4 pisos. Si tomamos el carro quedaremos atrapados en el tapón y seremos alcanzados por el tsunami.

“El norte no se afectaría por un tsunami porque la profundidad de la trinchera hace que no suba la ola”. Falso. Un tsunami es un aumento en la marea y se desplaza horizontalmente. Los modelajes científicos estiman que al norte podría ocurrir un terremoto de 8M, generando un tsunami de hasta 40 pies de altura.

“La ‘columna corta’ ocurre solo en escuelas”. Falso. Esa condición, donde la columna está restringida por un muro, ocurre en cualquier edificio.

“Los letreros de zona de tsunami le bajan el valor a la casa”. Falso. Los letreros indican que la comunidad está preparada.

Estos son algunos ejemplos de mitos y realidades. La educación en cultura de emergencias es la mejor herramienta que podemos tener los pueblos para entender y participar de los procesos de preparación, protección y reconstrucción ante desastres naturales. Así lograremos un pueblo poderoso en razonabilidad, juicio, preparación y humanismo. Pero, sobre todo, ante estos eventos catastróficos, tendremos un país fuerte, sin miedo y en paz.


Otras columnas de Astrid Díaz

jueves, 12 de marzo de 2020

Huracán Coronavirus

Ayer hablábamos de “agáchate, cúbrete y protégete ante terremotos”. Hoy es: “lávate las manos, no te toques los ojos, nariz y boca”. ¿Hay alguna diferencia en el mensaje? No, escribe Astrid Díaz

viernes, 7 de febrero de 2020

Cultura de emergencias

Una “Cultura de emergencias” es prevención, educación, civismo, sana construcción. Es autoprotección, plantea Astrid Díaz

viernes, 24 de enero de 2020

¿Miedo al edificio?

Es tiempo de educarnos en los temas de la ingeniería y la arquitectura para tener un juicio crítico de lo que se construye y destruye a nuestro alrededor, propone Astrid Díaz

viernes, 10 de enero de 2020

Pueblo y terremoto

Astrid Díaz llama poner fin a la construcción informal en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios