Miguel Ángel Torres

Tribuna Invitada

Por Miguel Ángel Torres
💬 0

Mito y verdad en la crisis isleña

Cuando los basamentos ideológicos de los imperios se derrumban, se tornan críticamente intolerables para todo nivel de razonamiento inteligente. Lo que ha sido su aparente verdad ideológica para justificar su dominación sobre los territorios bajo su dominación, se desenmascara y se proyecta su apetito expansionista de dominación que está representada en sus instituciones de poder. Estos retratan los intereses creados de la real élite del poder político, económico y social que resultan ser los verdaderos arquitectos de todas las decisiones de los imperios.

Si para ello tienen que imponer decisiones y gobiernos en otras jurisdicciones lo hacen calculadamente. Siempre utilizan un pretexto, una falsa razón, una crisis inventada o provocada por ellos mismos.

Cuando surge el conflicto creado por el imperio artificialmente produce un ambiente que represente una supuesta pertinencia del intervencionismo unilateral que no contempla cumplir con el derecho internacional.

La misma invasión a Puerto Rico fue un acto ilegal en el Derecho Internacional, puesto que la isla había alcanzado un régimen de soberanía como nación mediante el logro de la Carta Autonómica de 1897.Puerto Rico no tenía ninguna injerencia en el conflicto de guerra entre España y Estados Unidos.

El pretendido régimen impuesto a Puerto Rico fue ilegal a partir de la invasión de Estados Unidos, que dicho sea de paso también fue absolutista y militar sin el consentimiento de nuestro pueblo; por tanto, antidemocrático. Nunca más Puerto Rico pudo alcanzar mayores poderes y derechos que los logrados bajo la Carta Autonómica de 1897.

La imposición a Puerto Rico de la llamada Junta Fiscal es una acción autoritaria del Congreso. Pero no es menos cierto que la crisis de Puerto Rico era un asunto sobradamente conocido por el Congreso, a sabiendas del daño que le produciría a Puerto Rico, el quitarle las industrias 936 norteamericanas que propiciaron crecimiento económico a la isla. Consiente del desastre económico que causaría a Puerto Rico la eliminación de las 936, el Congreso no recomendó ni legisló para promover el desarrollo económico de Puerto Rico.

Era evidente que Estados Unidos sabía lo que confrontaba Puerto Rico en sus precarios procesos gubernamentales de los gobiernos de turno, que evidencian que hubo un plan para desestabilizar al país.

Esto trajo la inseguridad que produjo la emigración masiva de profesionales a los Estados Unidos, visualizando la subordinación política y la emigración como soluciones a largo plazo posponiendo la solución descolonizadora. Ninguna colonia reflexiona hacia la libertad desconociendo sus virtudes y capacidades como nación. La condición de subordinación trastoca la capacidad racional de análisis de una nación para saber que es más conveniente ser libre que subordinado a los poderes de otra nación.

De la misma manera que el anhelo por la libertad en los fundadores de los Estados Unidos requirió de conciencia libertaria, basados en los principios ideológicos de la Ilustración, también son requisitos para una nación como Puerto Rico, subordinada como colonia a los intereses de otra nación como imperio.

Otras columnas de Miguel Ángel Torres

lunes, 27 de agosto de 2018

Mito y verdad en la crisis isleña

El historiador Miguel Ángel Torres argumenta que ninguna colonia reflexiona hacia la libertad desconociendo sus virtudes como nación

💬Ver 0 comentarios