Ada Mildred Alemán Batista

Punto de vista

Por Ada Mildred Alemán Batista
💬 0

Mi voto es ideológico

Estas son palabras categóricas, que solemos utilizar con frecuencia sin darnos cuenta de lo que significan.  Son palabras que afirma o niega de manera absoluta, sin condiciones ni alternativas.  Palabras que revelan intransigencia, rigidez mental, prejuicios, fanatismos y miedos. 

Pero posiblemente muchas veces hemos escuchado e incluso verbalizado frases como “Todos los viejos guía mal.”; “Todos los jóvenes están perdidos.”; “Nunca confíes en un negro.”.  También debemos de haber utilizado o escuchado algunas como “Tenía que ser mujer”, en referencia a la forma en que conducimos, donde la palabra categórica subyace en la frase tenía que ser… 

A días de las elecciones, lo más probable es que has escuchado o articulado, una y mil veces, la trillada frase “Todos los políticos son iguales.”.  La que infiero surge de las malas experiencias tenidas con los dos partidos que se han turnado en el poder.  Ante esto me pregunto, si son esos los políticos que conocemos, porqué se la aplicamos a todos los políticos. 

Opino que está frase refleja la utilización del mecanismo de defensa de racionalización; muy útil para excusar el fanatismo, la rigidez mental y las lealtades mal habidas.  Como todos son iguales, continuamos  votando por el “nuestro”; mejor malo conocido que bueno por conocer.  Así no nos arriesgamos, no salimos de nuestra zona de confort y permitimos que el miedo no nos deje pensar. 

Es más, decir que todos los políticos de esos dos partidos son iguales, en referencia a actos de corrupción, denota prejuicio.  Pero como ya perdimos el don que tienen los niños de diferenciar la bondad de la maldad de tan solo mirar a las personas, entonces nos corresponde pensar que el mejor predictor de conducta futura es la conducta pasada, a menos, que la persona haya realizado un profundo acto de contrición y decidida cambiar.  Al día de hoy no hemos escuchado a político alguno de los partidos mayoritarios, hacer ese tipo de anuncio.

Para votar por candidaturas, tendríamos que contar con el don de los niños.  Por su parte, votar por los candidatos independientes plantea un gran problema, pues carecen del grupo de trabajo necesario para adelantar sus ideas; sin comisionado, legisladores y alcaldes no se pueden realizar grandes tareas.  Entonces lo que nos queda, es votar por uno de los dos partidos que nunca han estado en el poder.  Y en este momento de PROMESA, ese sería el mejor mensaje que le estriamos enviando al amo.

Como mi voto es ideológico, mi voto es para el PIP.

Otras columnas de Ada Mildred Alemán Batista

💬Ver 0 comentarios