Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Mónica Puig y una mala racha que tendrá fin

Hay pocos atletas que admiro más que a los tenistas en un partido de sencillos. Estar más de dos horas siendo retado al máximo de tus habilidades físicas, solo en una cancha, y sin algún compañero al que acudir   es una de las pruebas más extenuantes que puede ofrecer un deporte.

Pocas disciplinas te retan mentalmente como lo hace el tenis. Puedes acumular una ristra de puntos consecutivos, pero un solo fallo te hará dudar. Para mejorar, no puedes firmar agentes libres ni realizar cambios, como si fueras los Warriors de Golden State firmando a Kevin Durant. Estás solo, tienes que resolver. 

Dicho eso, no puedo ni imaginar todo lo que le pasa por la mente a Mónica Puig Marchán en una temporada muy complicada. Su revés ante Mirjana Lucic-Baroni en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos la dejó con registro de 15-18 en partidos de sencillos en el 2017. De inmediato surgieron voces que apuntaban que su “mejor tenis” ya se vio cuando ganó el oro olímpico en Río 2016.  

Pero hay que enfatizar que el tenis profesional ya no es uno de “teenagers”, y las principales figuras alcanzan su pico luego de los 25 años. De hecho, el promedio de edad de las primeras diez clasificadas del mundo es de 27.4 años, por encima de los 24 que cumplirá Puig en septiembre. La checa Karolina Pliskova, número uno del mundo, tiene 25 años.

Puig tiene varios referentes de tenistas que la pasaron mal para luego repuntar. Por ejemplo, la alemana Angelique Kerber, subcampeona olímpica y quien escaló a número uno el año pasado, tiene 29 años. En el 2011, cuando tenía 23 –la misma edad de Puig–, comenzó la temporada en la posición 46, cayó ese mismo año hasta la 107, y luego se metió en las semifinales del Abierto de Estados Unidos como la número 92 del mundo, gesta que le permitió terminar el 2011 en la posición número 32.

Otras también tuvieron su momento de brillo y han tenido problemas en mantener el nivel. Una de ellas es la canadiense Eugenie Bouchard, también de 23 años y que ocupa la posición 76 del mundo. Pero en el 2014 llegó a ser la quinta mejor del planeta, cuando alcanzó las semifinales en Melbourne y en Roland Garros. En cualquier momento repuntará.  

Hasta la gran figura del momento, la española-venezolana Garbiñe Muguruza, sucumbió en un letargo  el año pasado luego de ganar  el Abierto Francés. Tras ese título, cayó en la irregularidad con marca de 13-9 en el resto del año, y el 2017 tampoco comenzó de la mejor manera, todo acentuado con un revés en octavos de final en el Abierto Francés que le dejó sollozando. Semanas después tocaría la gloria en Wimbledon.

Hoy, Mónica está en la parte de abajo de la rueda. Pero con casi 24 años, ese tenis que demostró en Río aún puede volver a salir. El tiempo dirá...

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

💬Ver 0 comentarios