Iris Edén Santiago

Tribuna Invitada

Por Iris Edén Santiago
💬 0

Mujeres maravilla y dos palabras que cambian tu vida

La Mujer Maravilla, uno de mis personajes favoritos en la niñez, está de moda.  El avión transparente, la isla de las heroínas, la ropa, en fin, que la fantasía era cautivante. No había niña que no quisiera ser ella. Era un sueño común. 

Hace poco lanzaron la película de la Mujer Maravilla con una versión nueva del personaje y el éxito ha sido tal que en algunos foros ya se habla de secuelas. Este es un personaje que atrapa la atención de muchos inmediatamente porque la historia es positiva y soñar no cuesta nada. Además, a la mayoría de la población nos interesa la paz, la decencia y la honestidad.

En la ficción o la realidad el hecho de arriesgar la vida propia para dedicarse a defender y proteger a "los buenos"  y señalar, ayudar y encerrar a "los malos", dice mucho de una persona. Mal traducido del "Actions Speak Louder than Words," las acciones hablan por ti. Dice quién eres en realidad. 

Sin embargo, hay muchas formas de ser una mujer maravilla. No necesariamente hay que tener capa y lazo dorado o ser miembro de algún escuadrón de seguridad para ser mujeres maravillas.

Hay mujeres maravillosasa través de todo Puerto Rico haciendo obra social y llevando el mensaje de paz y respeto desde diferentes foros públicos y privados, organizaciones sin fines de lucro y grupos comunitarios. Hablo de las mujeres que hacen de tripas corazones para ayudar a los necesitados, a los viejitos olvidados en casas desatendidas, a los niños abusados, a los animales sin hogar. Esas mujeres, muchas en la calle ahora mismo ayudando al necesitado tras el huracán Irma. 

Estas mujeres, que la mayoría de las veces trabajan en silencio y sin presupuesto, merecen todo nuestro respeto, admiración y agradecimiento.

Pero yo conozco otras Mujeres y Niñas Maravilla…en el Piso 3 del Hospital de Niños San Jorge, en el Piso 4 del Hospital Auxilio Mutuo, en el Oncológico  Pediátrico del Centro Médico, y así en hospitales en toda la Isla. Todas esas niñas y mujeres en loscentros de cáncer, en hospitales o en sus casas, luchan por susvidas, para ganarle al cáncer...Esas son Mujeres Maravilla de verdad. 

En estos días se dio a conocer un video musical de Daddy Yankee que me congeló el alma. Los visuales son crudos y biengráficos, pero reales. Sin exagerar ni minimizar nada, muestran algunas etapas del tratamiento para combatir el cáncer que miles de niñas y mujeres, como yo, enfrentan todos los días. Sin duda un gesto enorme del artista apoyar esta causa que inevitablemente tocaráel corazón de mucha gente que desconoce el doloroso y costosoproceso en el que caemos después que te dicen: Tienes cáncer.

Es devastador porque a diferencia de Irma que se fue, el cáncer nunca o pocas veces se va. Es un "roommate" de por vida. 

De repente te das cuenta que todo ha cambiado en todas las áreas de tu vida. . Con tan sólo dos palabras que realmente oyes pero no escuchas, o escuchas como desprendiéndote de tu cuerpo, en la lejanía, te cambiaronla vida. 

Dos palabras que nadie debería escuchar nunca. Dos palabras que te impactan y golpean sin piedad para luego, minuto a minuto dañar tus planes de vida, tu trabajo, tu presente y tu futuro. Casi siempre tienes un círculo de apoyo de familiares y amistades que no te dejan sola, que tratan de no dejarte caer y te dan ánimo con cariño, humor y su presencia entu vida. Esos verdaderos amigos que no salen o desaparecen y se olvidan de ti cuando mas los necesitas. Son hombres y mujeres maravilla.

Pero aun con amigos pendiente de tu bienestar, no deja de ser un proceso personal, un dolor muy íntimo y una realidad muy dura.

Esas dos palabras estan en tu mente 24-7 porque tu nuevo yo que tienes una de las enfermedades crónicas más temidas. Y ni tratando piensas en otra cosa porque vives aterrada de cualquier síntoma nuevo o repetido. 

Y entonces es que aparece la guerrera en ti porque digan lo que digan, te duela más o menos, decides agarrarte de la esperanza, la fuerza y el valor.

Es un proceso loco, uno que te sube y te baja inesperadamente con la misma intensidad. Te tiemblan las manos, se te duermen los pies y se te secan los ojos porque ya no quedan lágrimas. Peleas con todo y contra todo para ganar la batalla. Pero no esfácil. Emocionalmente te rompes, y físicamente vas viendo unapersona diferente en el espejo cuyo destino ya tú no controlas. 

No controlas nada de lo que va pasando. Aunque trates de disimular tu dolor y actuar con naturalidad, nunca vuelves a ser la misma persona.

El tratamiento es tan doloroso que hasta tu personalidad cambia, un hecho que no todo el mundo entiende. Hay días buenos, días regulares y días en que inconcientemente puedes hasta herir a quien más quieres y después ni te acuerdas porque no fuiste tú quien habló en ese momento. 

Detras de la sonrisa y el chiste hay coraje, hay rabia y hay inseguridad. Mucha inseguridad y mucho miedo.

La primera vez que escuché esas dos palabras tuve mucho miedoporque no sabía lo que venía ni a qué me iba a enfrentar. La segunda vez tuve más miedo, porque sí sabía. 

Otras columnas de Iris Edén Santiago

lunes, 11 de septiembre de 2017

Mujeres maravilla y dos palabras que cambian tu vida

Iris Edén Santiago reflexiona sobre la labor extraordinaria de mujeres que dan la milla extra para ayudar al prójimo y expone vivencias personales como paciente de cáncer

💬Ver 0 comentarios